Hoy quienes sienten un cariño especial por estos felinos domésticos tienen la oportunidad de consentir a los que se convierten en sus compañeros de vida.

En Colombia y otros países, este 20 de febrero se celebra el Día del Gato, una fecha que pretende homenajear y crear conciencia sobre el cuidado que requieren los felinos, de igual modo, busca promover su adopción.

El 8 de agosto y el 29 de octubre son otras fechas en las cuales también se rinde homenaje a estos animales, sin embargo, según el calendario colombiano hoy se conmemora este día.

Integrantes del Fondo Internacional para el Bienestar de los Animales y otras agrupaciones escogieron este día luego de la muerte de ‘Socks’, el gato del presidente de estados unidos Bill Clinton, mascota que lo acompañaba a todos los eventos que lideraba su dueño. 

-Publicidad-

Hoy quienes sienten un cariño especial por estos animales domésticos tienen la oportunidad de consentir a los que se convierten en sus compañeros de vida, hijos, amigos y un sinfín de adjetivos que pueden definir la relación entre un gato y su dueño.

Las hermanas Marta y Marina Ramírez contaron para La Guajira Hoy su historia de amor por estos felinos. Para estas dos mujeres oriundas de Bogotá “ellos son la mejor compañía que puede tener una persona”.

Marina Ramírez, antropóloga pensionada, destaca que esa sensibilidad la heredaron de su padre quien sentía un respeto por los animales. “Recuerdo que mi papá nos decía que, si hay que abrirle la puerta a una mosca para que saliera de la casa y se sintiera libre, lo hiciera” dijo. 

Por su parte, Marta Ramírez, diseñadora textil recuerda que hace 18 años aproximadamente tuvo su primer gato y desde ese entonces empezó a encariñarse con ellos. Señala que en varias ocasiones cerca de su casa dejaban a los animalitos: “nos dimos cuenta que no tenían quien les diera de comer, estaban muy enfermitos y los empezamos a recoger”.

Las hermanas Ramírez cuentan que luego de alimentarlos y brindarles la atención requerida, empezaban a buscar a alguna persona interesada en adoptarlos. Labor que continúan desarrollando en Riohacha, ciudad en la que residen actualmente.

Esta tarea la han asumido por pasión, amor y un compromiso como seres humanos con los animales. “Yo creo que nuestro deber como personas es atender a los animales que no están en capacidad de defenderse y de sobrevivir solitos”.

Su casa está adaptada para cubrir las necesidades básicas de los felinos, tienen su caja con arena, la cual asean cada ocho días dependiendo de las necesidades, también cumplen con las vacunas necesarias y los animales son esterilizados para evitar la constante reproducción.

Marta señala que le preocupa la insensibilidad de las personas en el Distrito con respecto al cuidado de los animales, de acuerdo con ella, su hermana Marina reitera: “eso es casi que una obligación moral que tenemos los seres humanos con los animales”.

Sobre los gatos revela que ellos son independientes, aseados, solo necesitan el cuidado y la ayuda de las personas, explica que actualmente están cobijando a 15 gatos y 3 de ellos son para darlos en adopción.

Celebraron en días recientes la llegada de cuatro nuevos gatos quienes actualmente están bajo el cuidado de su mamá y aprovechó la oportunidad para hacer un llamado a quienes tienen gatas recién paridas a no separarlas de sus hijos por los menos hasta que cumplan dos meses de vida, cuando ya hayan recibido la alimentación necesaria a través de la leche materna.

Asimismo, para evitar la reproducción constante de estos animales recomendó la esterilización tanto a los machos como a las hembras para que no estén abandonados en la calle.

-Publicidad-