El artista Otto Arteta Bonivento, donó la espada de Padilla que había sido partida por un balón de fútbol que habían pateado los jóvenes mientras jugaban un partido en la Plaza que lleva el nombre del prócer guajiro.

Por gestiones de la Administración Distrital, a través de la Dirección de Cultura, le fue puesta nuevamente la espada que sostiene la estatua del Almirante Padilla, luego de que accidentalmente se desprendiera tras ser golpeada con un balón.

Las adecuaciones fueron donadas por el artista Otto Arteta Bonivento, quien se subió al andamio y devolvió al Almirante su espada, para luego reconocer el trabajo de la Dirección de Cultura, que se ha comprometido con el mantenimiento constante de este gran legado del Distrito.

La estatua de Padilla llegó procedente de Roma, Italia, hace 136 años y fue hecha por artistas de la Casa Real de Isabel II, una historia que desconoce la mayor parte del pueblo riohachero, como indicó la directora distrital de Cultura, Astrid Herrera. “Nos sirvió el lamentable accidente del balonazo, para darnos cuenta de que tenemos una escultura en bronce de 1883”, resaltó.

-Publicidad-

A través de la Dirección de Cultura, la Administración Distrital aseguró que se espera hacer gestiones para soldar la espada y hacer las adecuaciones y mantenimientos preventivos y correctivos que necesite esta estatua, así como otros importantes monumentos.

-Publicidad-