Este sector de Maicao se ha ido convirtiendo en una zona de intolerancia y que afecta a los establecimientos que prestan otra clase de servicios.

Una incómoda situación están viviendo los comerciantes del sector de la calle 16 con carrera 10, donde se concentra una población numerosa debido a que es un área de movilidad del transporte local, regional e internacional.

En este lugar, según denuncian los afectados es común las riñas de toda clase de actos indecorosos por parte de las personas que allí se dedican al consumo de drogas y bebidas embriagantes las 24 horas del día.

Esta población flotante que integran colombianos y venezolanos de ambos sexos actúan libremente sin control alguno de las autoridades, en perjuicio de los que comercian diferentes productos cuyos trabajos atraen a turistas de diversas poblaciones de Colombia y Venezuela, pero que con estos escándalos que a diario se protagonizan en el sector, se corre el riesgo de perder esta clientela que deja jugosas ganancias.

-Publicidad-

Las peleas callejeras, incluyen lluvia de piedras, sujetos embriagados gritando vulgaridades y hombres y mujeres bajo los efectos de drogas alucinógenas, mariguana particularmente y cocaína que es vendida en el mismo sector.

Los comerciantes de la zona citada esperan que la secretaría de Gobierno con la Policía y Migración Colombia, realicen los operativos necesarios de manera continua para corregir el inconveniente que podría afectar no solo al comercio, sino el sector transportista.

En ese mismo sector también se mueven terminales de transporte satélite que moviliza un porcentaje considerable de pasajeros que llega desde Venezuela o que se dirigen a ese país a otras latitudes de Colombia.

La presencia de estos sujetos, ocasiona también problemas de higiene, ya que ellos hacen sus necesidades fisiológicas en cualquier lugar provocando malos olores.

Recientemente, el gobierno limitó el tiempo de funcionamiento de algunos locales que operaban las 24 horas en el área, pero la medida no fue suficiente y el desorden impera en la conocida zona de Brasilia, donde hasta los conductores que al parecer desconocen las normas se estacionan irregularmente muy cerca al semáforo causando problemas también de movilidad.

-Publicidad-