Tejidos artesanales con tonos de colores llamativos adornaron los Washein (mantas/túnicas Wayúu), elaboradas con microfibras de plásticos de botellas desechables, ideadas por Miriam Mendoza Epieyú, indígena Wayúu que expuso estas piezas propias de la cultura, en la feria Colombiatex de las Américas.

El evento que se realizó en la ciudad de Medellín en días recientes, es una feria de la industria que presenta la muestra comercial de textiles, soluciones especializadas, insumos químicos y las maquinarias más potentes de América Latina, todos en un solo lugar.

Allí la creatividad y la excelencia se conjugan en un solo lugar y sin duda, es útil para visibilizar los productores de diferentes formatos, entre ellos, el étnico.

-Publicidad-

Desde el Cabo de la Vela, comunidad indígena de Uribia, nació la idea de poder recolectar los desechos de botellas plásticas de la mano de la matrona Wayúu,  Mendoza Epieyú, quien fundó Ekowayúu, una organización que hace más de un año, emprendió un proyecto con visión de sostenibilidad en estas comunidades vulnerables de La Guajira.

El proyecto en articulación con una empresa que fabrica la microfibra del PET de botellas de gaseosas (polietileno tereftalato), luego de haberse consolidado y ganado la confianza de las comunidades, la Matrona del reciclaje pidió un poco de esa tela, producto del plástico, para elaborarle túnicas a niños de las rancherías Wayúu y comunidades Wiwa, combinando este material con tejidos ancestrales que en Colombiatex despertaron la atención de los asistentes.

“El reciclaje es un proyecto que lo vi para generar ingresos para el beneficio de mis comunidades y para mí, intercambiando el plásticos con paneles solares a rancherías donde no llega la energía eléctrica o suministro de agua. En representación de mi cultura, combiné estas dos materias primas para no perder la tradición y ha gustado mucho”, indicó Mendoza Epieyú.

A manera de responsabilidad social, Jorge Andrés López De Meza, vicepresidente de Enka, expresó que ellos decidieron obsequiarle un rollo de tela a Miriam para que la trabajara y ella desarrolló toda la creatividad con colores que distinguen La Guajira, todo a partir de una tela producida con botellas de PET recicladas.

Se conoció que la tela es un producto supremamente delgado, con el que se hacen dotaciones deportivas y trajes de baño, gracias a su suavidad al tacto, a los colores vivos que se pueden lograr y su ventaja ante la protección de los rayos ultravioletas.

-Publicidad-