En su faena diaria, Jefry Machado continúa esforzándose para ser cada día mejor, para orgullo de su etnia y de su familia.

Proveniente de padres Wayúu, oriundo del corregimiento de Nazareth, en la Alta Guajira y con metas claras en la vida, este profesional en la comunicación social, de 26 años de edad, afirma que desde pequeño supo cuál sería su labor, al ver que le llamaba la atención todo lo relacionado con la radio y la televisión.

Jefry Salvador Machado González, se crío y formó en Venezuela, donde creció viendo aquellos programas sabatinos que cada vez más despertaban su interés por los medios. Cuenta que a los 13 años presentó un casting para integrar un programa de televisión en el Estado Zulia, del vecino país.

Para su sorpresa, fue escogido como parte de este elenco juvenil en que presentaba una sección cultural, donde durante dos años se destacó por su talento y habilidad para hablar el idioma Wayuunaiki.

-Publicidad-

De allí pasó a la radio y luego de graduarse de bachiller, con la ilusión viva de convertirse en periodista profesional, se postuló para una de las mejores universidades de Maracaibo, pero desafortunadamente no fue seleccionado de una vez, así que decidió ingresar a estudiar Derecho.

Como respuesta a sus sueños, un año después le notificaron que había sido aprobado para estudiar Comunicación Social, sin dudarlo, abandonó sus estudios de abogacía y arrancó en cumplimiento a su meta.

Jefry Machado González, el periodista que hace camino al andar.

Pero el camino de este joven estaría llenó de obstáculos que pondrían a prueba su fe y perseverancia. “Tres años después de estar estudiando comunicación debí congelar mis estudios para trabajar en un restaurante, ya que la crisis en Venezuela empezó a empeorar y lastimosamente mis padres no podían suplir todos los gastos”, relató Machado.

Señala que tiempo después, motivado por los profesores de la universidad decidió retomar sus estudios, por lo que alternaba el tiempo trabajando y a su carrera como periodista, logrando realizar sus prácticas universitarias en uno de los diarios más importantes del vecino país.

“En esta casa editorial tuve la oportunidad de trabajar en lo que siempre me había direccionado, la sección de espectáculos y farándula, luego pasé a judiciales, lo cual fue una experiencia nueva para mí, pero que me ayudó a crecer profesionalmente”, agregó Jefry.

El 17 de diciembre de 2017 recibió su título universitario y tres días después ante la situación socioeconómica que afrontaba Venezuela, optó por irse del país, con un sueño nuevo que era retribuirles a sus padres todo lo que le habían aportado.

“Me tocó vender hasta la ropa para poder reunir unos pesos y llegar a mi tierra natal en Nazareth, pasé a Santa Marta donde estuve trabajando como albañil, pintor, mesero, pues no era a lo que estaba acostumbrado, pero lo importante era conseguir el sustento”, expresó.

Relata que dos meses después un amigo le propuso trabajar en Barranquilla como domiciliario. “Repartía los domicilios de una tienda al norte de esta Ciudad y gracias a Dios empecé a ganar lo suficiente para mis gastos y para enviarle una buena mesada a mis padres”, dijo.

El comunicador social Jefry Machado realizando una entrevista.

Cuenta que económicamente le iba muy bien, pero que no fue fácil su estadía en la capital del Atlántico. “Fue un trabajo de desafío y reto, laboraba desde las 6:00 de la mañana hasta las 10:00 de la noche y además me enfrenté a la xenofobia”, expuso.

En este sentido, manifestó que “muchos me rechazaban por tener cédula de Venezuela, al escuchar mi acento no querían dejarme ingresar a su casa, pero poco a poco les demostré que era preparado y honesto y logré ganarme la confianza de los clientes”, puntualizó.

Por el agotamiento y ver que estaba perdiendo el norte de sus proyectos, decidió regresar a La Guajira y probar suerte en Riohacha. “Aunque muchos decían que venirme para acá era un retroceso, llegué y empecé a tocar puertas en muchos medios, algunos me rechazaron por la documentación, hasta que como respuesta a mi petición, La Guajira Hoy me recibió y brindó la oportunidad que estaba esperando”.

De igual manera, aprovechó el momento para manifestar su agradecimiento con el Director de este medio y su equipo de trabajo. “Me han acogido con respeto y cariño y me han permitido desenvolverme en muchas áreas del periodismo y aunque sigo soñando con enfocarme en el espectáculo y entretenimiento, actualmente cubro judiciales y otras secciones para ser un profesional preparado en todos los campos”,  aseveró.

De igual forma agradeció a la familia Suárez Machado por recibirlo y encaminarlo en este nuevo sendero en La Guajira, la cual resalta como una tierra de oportunidades. “Si algún día me fuera de esta ciudad, siempre me llevaré la esencia de su gente y que a pesar de la crisis y las estadísticas que se muestran a nivel nacional, descubrí que aquí hay posibilidades, porque en Riohacha encontré la oportunidad de oro que tanto soñaba”.  

-Publicidad-