El último incendio que arrasó con los pastos secos de la finca Villa Luisa, ubicada a un lado de la vía que conduce al corregimiento de Conejo.

En alerta permanente se encuentran las unidades del Cuerpo de Bomberos del Municipio, por los incendios forestales que les ha tocado acudir a sofocar desde el inicio del presente año.

El Organismo de Socorro este lunes debió trasladarse a la finca Villa Luisa, ubicada a un lado de la vía que conduce al corregimiento de Conejo, donde el fuego arrasó con dos hectáreas y media de pasto seco y maleza.

En lo que va corrido del 2019 ya son nueve las quemas en predios rurales que ha tenido que extinguir la Institución, las cuales, en su gran mayoría se presentan en zona del Pie de Monte, de la serranía del Perijá.

-Publicidad-