En la tarde de este lunes, los jóvenes tienen la oportunidad de disfrazarse de Embarrador y simular echar miedo, ahí van practicando, porque pronto les tocará a ellos.

El desfile que se realiza el lunes de Carnaval, en horas de la tarde, sirve para que las nuevas generaciones se concienticen de la responsabilidad que les asiste de permitir que el Embarrador perdure por siempre entre los riohacheros.

Son muchos los niños, niñas y adolescentes, quienes bailan y embarran a todo el que se encuentran en su recorrido, mientras se escucha el inusual Uuuuuuh…uuuuuuh…, grito característico del Embarrador.

Los muchachos dejan aún lado los equipos tecnológicos y se olvidan de las redes sociales para dedicarse a estudiar la tradición que han seguido sus padres y que es una expresión cultural propia de los riohacheros.

-Publicidad-

Alrededor de cien personas, la mayoría menores de edad, salen a plena luz del día, desde la Circunvalar y finalizan en la playa de Riohacha; como lo hacen los Embarradores profesionales en la madrugada del domingo de Carnaval.

-Publicidad-
Compartir