En la tarde de este jueves fue sepultada la señora María Guadalupe Morillo, en el cementerio Gente de Como Uno.

Su sueño de formar una familia feliz se deshizo en un abrir y cerrar de ojos. María Guadalupe Morillo, de 23 años de años de edad, oriunda del estado Zulia, Venezuela, falleció luego de haber dado a luz en el hospital Nuestra Señora de los Remedios del Distrito, la mañana de este miércoles. Su bebé logró sobrevivir pese a la dificultad de salud de su progenitora.

La fallecida habría llegado a tierras riohacheras a mediados de junio del 2018, con la compañía de su padre y una amiga, llamada Lisbeth, con quienes inició la aventura de buscar mejores oportunidades laborales. Pasaron los meses, lograron su cometido. Sin embargo, una enfermedad en la pierna del padre de María Guadalupe la habría llevado a regresar a su casa en Venezuela, en diciembre del 2018, donde permaneció dos meses aproximadamente y se percató de que estaba en embarazada.

Ante esta realidad inoculable, perdió su empleo y tuvo que presentar al hombre Wayúu, Jaime Uriana Pushaina, como el padre del ser que se estaba gestando. Sin embargo, los problemas de pareja se hicieron presentes, por lo que Morillo tuvo que irse a vivir a una invasión a las afueras de Riohacha, vía a Santa Marta.

-Publicidad-

Desde el pasado domingo, empezó a tener sus dolores de parto, pero al parecer por su inexperiencia y soledad, decidió posponer su visita al médico, hasta que agravó y llamó a su amiga, para que la acompañara al Hospital la noche del martes, donde horas después perdió la vida más no su bebé.

Dilsia Villacinda.

Jaime Uriana Pushaina, en estado de nerviosismo, tomó a la recién nacida se la llevó a su casa en el barrio José Antonio Galán. El cadáver quedó en el Hospital y pasó a Medicina Legal; es ahí cuando la activista social, Sonia Bermúdez Robles, entró en acción para realizar los trámites correspondientes a la preparación del cuerpo sin vida.

María Guadalupe era la mayor de cuatro hermanos y se caracterizaba por ser una joven relajada, sin complicaciones, pero trabajadora. Su madre, Dilsia Villacinda, resaltó que su hija era una joven emprendedora, sin miedos y muy alegre. “Ella siempre quiso que su hija naciera y se criara en Venezuela, porque allá estaba toda su familia”, dijo su padre, Teófilo Morillo.

La situación sobre la patria potestad de la menor es confusa, ya que los abuelos de la fallecida aspiran llevársela al vecino país, sin embargo, el padre de la menor asevera que se criará en el seno de su familia Wayúu, por lo que se espera que en los próximos días se aclare la situación.

Sus restos fueron velados casa de los familiares de su cónyuge, en el barrio José Antonio Galán. El sepelio se realizó en la tarde de este jueves en el cementerio del Distrito, Gente Como Uno.

-Publicidad-