Después de realizar la siesta el joven Wilmar José López, se metió de nuevo debajo del vehículo, automóvil de placas de Internación de Riohacha, que le estaba arreglando la suspensión.

Sobre las 3:00 de la tarde de este sábado en la calle 4A con carrera 45, en el Urbanización Altos del Parrantial, llegó una motocicleta, el parrillero llegó hasta donde estaba el mecánico, lo haló por el pie hacia afuera, como para tener mejor vista y mayor exactitud en su macabra decisión.

Segundos después, accionó en repetidas ocasiones el arma de fuego el arma de fuego incrustándole dos disparos a la cabeza: uno por debajo del mentón y otro en el cráneo, falleciendo de manera instantánea.

-Publicidad-

Familiares señalaron que este que se dedicaba a trabajar como mecánico desde hacía algunos años y no tenía enemigos, por lo que este hecho de sangre no encuadra en el concepto que tenían de Wilmar José López, por lo que les piden a las autoridades investigar el hecho, porque se podría tratar de una confusión.  

-Publicidad-