Davier Perez

Decidió ser artista plástico desde el primer momento que tuvo la capacidad de razonar. De su infancia, recuerda claramente que miraba el azul del cielo, fascinado por el color que impregnaba. ¿Un pasatiempo? Dibujar con sus dedos sobre la arena del patio de la casa donde se crió en sus primeros años de vida.

Davier José Pérez Reynoso es uno de los pocos riohacheros que decidió irse de su terruño en su juventud, para abrirse a nuevos horizontes en otras ciudades del país, detrás de su pasión por las artes plásticas, aunque confiesa que dudó de su elección por un tiempo, debido a los tabúes que existen de cara a este oficio, sin embargo, su determinación mostró los resultados que esperaba.

Nacido en Riohacha, pero se crió en un pueblo llamado Barbacoas, donde empezó a observar que en el mundo había mucho más allá de lo que se veía a simple vista, que los colores y las formas tendrían un sentido más tangible y que sólo un artista de su talla podría descubrir con la práctica ante cada trazado, ante cada pincelada y que años más tarde, confirmó.

-Publicidad-

“Yo nací con el arte. En mis pensamientos siempre estuvo. Tuve un sentido muy agudo hacia los colores y soy muy sensible a la estética, por eso, desde pequeño fui un empedernido dibujante, a escuchar música y cantar”, expresó.

Pese a las dificultades económicas, decidió irse en el 2013 a estudiar a una universidad de Barranquilla, aclaró que su familia prefirió en ese entonces, que estudiara una carrera más respetable como la de ser un Policía, ya que según argumentaban era más seguro a nivel económico, pues el arte no ofrece garantías de una estabilidad económica, sin embargo, el joven guajiro estaba convencido y se marchó.

Su espíritu de nómada le permitió adaptarse rápidamente a una ciudad tan grande y agitada como la capital de Atlántico, en comparación a Riohacha. Egresó de la academia en diciembre de 2018, proceso que significó una satisfacción porque utilizó elementos étnicos de La Guajira, aspecto que le valió para ser invitado para exponer en el Museo de Arte Moderno de Bucaramanga,

La mencionada exposición, fue la primera exhibición fuera de la Costa, lo que le permitió un sinfín de oportunidades para mostrar su talento en otras ventanas de mayor envergadura, como el Museo de Antropología de la universidad del Atlántico, exposiciones colectivas en Bogotá, entre otras. Después de su recorrido, su desempeño fue reconocido a través del portafolio de Estímulos, mérito que se ganó a nivel nacional.

Pérez Reynoso destacó en entrevista a este medio, que La Guajira ha sido su inspiración para reflejar a través de sus artísticos, agregando los toques de los lugares que también ha visitado. “Este Departamento está estigmatizado, que ciertamente tiene realidades, pero en mi trabajo de grado me ocupé en mostrar los jóvenes Wayúu que también tienen talento en cuanto al arte”.

Hoy, a sus 26 años de edad, ha absorbido experiencias para su destreza, sin embargo, no ha sido lo suficiente para poder mostrar las realidades que atraviesa su tierra. De su hogar, un poco celoso de su vida familiar, dio a conocer que es hijo de José Lorenzo Pérez y Luz Marina Reynoso Medina y es el menor de cinco hermanos e indicó que su familia sabe que él es de aquí, pero que no se quedará aquí, porque será como un ave que solo va de paso, sin embargo, en su visión está la de ser siempre un aporte para su Departamento.

-Publicidad-
Compartir
Jefry Machado González - Periodista LGH
Comunicador social y periodista con enfoque en redes sociales. Redactor de judiciales en Riohacha. Dedicado a reportajes de fenómenos sociales. Correo: judiciales@laguajirahoy.com