Entre la comunidad de UniGuajira se respira un aire de esperanza y reboza la alegría luego de saber que su compañero de estudio ha despertado y ya reconoce a sus familiares. Se trata de Jeimer Barros Garay, quien fue impactado en la frente por miembros del Esmad, siendo recluido en una clínica de la ciudad con pronóstico reservado.

Luego ocurrió ese lamentable episodio, el pasado 4 de abril de 2019, inmediatamente fue intervenido quirúrgicamente y después de esperar las 76 horas el paciente ha venido evolucionando discretamente. Se encuentra consciente, despierto y hemodinámicamente estable.

Su frecuencia respiratoria, es de 18, la presión arterial: 130/ 70, con frecuencia cardiaca 60 y no ha presentado fiebre, puede hablar normalmente, pero con una leve incoherencia y reconoce a sus familiares y amigos.

Según los facultativos el pronóstico es de mejoría, aunque es delicado pero estable y con tendencia a la mejoría.

-Publicidad-