Por R.E.I. Santana.

Al cumplirse un año de la muerte del señor José Gregorio Parodi, sus familiares, amigos, compañeros de trabajo, conocidos y cercanos, asistieron a una misa de Cabo de Año que se realizó en la iglesia Nuestra Señora del Carmen de Maicao.

Las oraciones y deseos de todos los asistentes redundaron en la esperanza de justicia y en contra de la impunidad por el asesinato de ‘Goyito’, como era conocido en sus círculos más cercanos.

-Publicidad-

José Gregorio Parodi se desempeñaba como taxista de una reconocida línea de taxis de Maicao, y fue, precisamente, realizando una carrera a tres personas que se dirigían al barrio Mareigua, que perdió la vida.

Al momento de llegar a la calle 15 con carrera 34, los pasajeros amenazaron al chófer con un arma y decidieron accionarla para acabar con la vida del profesional del volante. Desde entonces sus familiares no han perdido las esperanzas de justicia.

“Uno a este punto se siente es frustrado. Toca es esperar en Dios porque el tiempo de Dios es perfecto», dijo Harold Parodi, hijo de Goyito y quien también heredó su vocación de servicio y la excelencia laboral que siempre caracterizó a su padre.

Amigos como Lorenzo Pinto recuerdan a José Gregorio Parodi como un excelente compañero irremplazable: “Lo extrañamos. Era una gran persona aquí en la tierra y espero que Dios lo tenga en su santa gloria porque creo firmemente que una persona, compañero, padre y amigo como lo era él no lo tendremos nunca. Por eso desde aquí le decimos que hoy estamos conmemorando un año de su ausencia física”, acotó el señor Pinto a la entrada de la Iglesia Nuestra Señora del Carmen.

El señor José Gregorio Parodi era hermano de Geitza Parodi, rectora de la Institución Educativa Nro 8 y formaba parte de una familia numerosa, reconocida y reputada del barrio el Carmen de Maicao.

-Publicidad-