Un grupo de guajiros, quienes trabajaron para lograr que La Guajira no perdiera un metro de tierra.

Cuando los hombres caminan hacia un mismo sentido, se consiguen grandes propósitos. Ayer sin distingo de clase política, los guajiros demostraron que unidos pueden avanzar a favor de su territorio y hasta la Vieja ‘Mello’ terminó metiendo su mano en este proceso.

La tarea no fue fácil, los coterráneos debieron hablarle al oído a los senadores y representantes a la cámara; quienes integran la comisión y para ello, se hizo un trabajo de campo que consistió en poner a funcionar las relaciones, hablándole a sus amigos y estos a su vez, a los suyos para convencerlos que debían votar afirmativamente y si se mantuvo el territorio guajiro.

En ese sentido, los dos representantes guajiros: María Cristina Soto de Gómez y Alfredo Deluque Zuleta comenzaron a llamar a los integrantes de la comisión: 15 integrantes de la Cámara de Representantes y 11 en el Senado de la República.

Dicha comisión es liderada por Fabián Castillo, senador del departamento del Magdalena, perteneciente a Cambio Radical, el mismo partido en donde milita la maicaera Idayris Yolima Carrillo Pérez.

En este proceso también participaron el gobernador de La Guajira Wilson Rafael Rojas Vanegas, exnegociador del diferendo limítrofe de La Guajira en el periodo 2012-2015 Cesar Arismendi Morales, el exrepresentante Antenor Durán Carrillo, el exalcalde de San Juan del Cesar Arnoldo Marulanda Brito y el alcalde actual de San Juan del Cesar Luis Manuel Daza Mendoza.

También asistieron muchos guajiros que laboran en Bogotá como: Luis Alberto Daza Oñate, Jaime Espeleta, José Durán Rodríguez, Fabrina Acosta, Félix Carrillo Hinojoza, Dalys Pitre Amaya, Yedis Lindo Pinto, entre otros.

Otra situación que según los entendidos sirvió bastante fue el documento que los guajiros radicaron en la secretaria de la Comisión, al igual que otro similar, al que hizo alusión el propio Presidente, en donde unas 30 firmas de coterráneos pedían que se definiera a favor de La Guajira. Igualmente, la suerte también acompañó a los hijos de Padilla, ya que los cesarenses no estuvieron presentes en dicha sesión.

Al final el Departamento de La Guajira cedió un pedazo de tierra de 2000 hectáreas, para que crecieran algunos barrios en el corregimiento de Badillo como: El Perú, Varo Blancal y El Campín y se limita con el arroyo La Malena. También se concedió otra porción de tierra para realizar un corredor de 2000 hectáreas.

Por su parte, el departamento del Cesar compensó a La Guajira con unas 4000 hectáreas, las cuales fueron entregadas en zona intermedia de Sierra Nevada de Santa Marta, localizada a unos 1400 metros del nivel del mar, especialmente para la producción de café.

-Publicidad-