Misael Velásquez Granadillo
Misael Velásquez Granadillo.

El juzgado Promiscuo municipal de Distracción negó por improcedente el amparo solicitado por Rafael Marulanda García a través de una Tutela accionada contra el alcalde de Fonseca, Misael Velásquez Granadillo y dos de sus secretarios, solicitando que se protejan derechos fundamentales en litigio que libra con su tío Gregorio Marulanda Aarón, por posesión del terreno el Juguete y el Consuelo en la vereda de Pondores, corregimiento de Conejo.

Según la togada Rosana Caicedo Suárez la Tutela no es el mecanismo procedente para ordenar lo que requiere, al existir otros elementos de defensa judicial para tales fines y no se avizora un perjuicio irremediable que amerite la ayuda inmediata valiéndose de este medio.

Considera la Juez que en este caso el accionante actuó de mala fe al presentar varias veces una demanda de tutela por los mismos hechos sin justificación alguna y estima, además, que con su actuar incurrió en un fraude procesal, vulnerando el bien jurídico tutelado contra la eficaz y recta impartición de Justicia al efectuar de manera desprevenida un paralelo o comparación de la impetración o acción de Tutela anterior.

Insiste la Juez, que, la presentada ante el juzgado promiscuo municipal de Fonseca que anexó y la actual instaurada ante su similar de Distracción, lo que significa según la juez Caicedo Suárez, un garrafal engaño hacía la autoridad pública, es decir, se vulneró el buen funcionamiento de la administración de justicia, el principio de cosa juzgada y se abusó inescrupulosamente del mecanismo constitucional. 

En virtud de todo ello, la juez se abstiene, por no ser esa la finalidad de la Tutela de compulsar las copias a que haya lugar y remite el expediente a la Corte Constitucional para su eventual revisión, si el fallo no fuere objeto de impugnación dentro de los tres días siguientes a su notificación.

Velásquez Granadillo al conocer el fallo indicó “Coincide con nuestra misma posición aquí no se estaba discutiendo el derecho a la propiedad, sino un tema de posesión y de vías de hecho, pero para reclamar el inmueble, hay otras acciones jurídicas que puede iniciar el propietario si se siente afectado, encausado bajo los parámetros que contempla la ley”.

-Publicidad-