La sangre en las afueras del centro social Amaluc de Maicao, ubicado en la carrera 15 entre calles 6 y 7, es testigo de los hechos violentos que dejó un pistolero que llegó a una fiesta familiar y acabó con la vida de dos jóvenes.

Las dos personas fallecidas en el hecho que tiene en máxima alerta a la ciudadanía que no se había repuesto muy bien de la muerte también violenta del joven taxista la noche del sábado. Se conoció que eran dos jóvenes que se dedicaban a arreglar motos y se hacían llamar: Andrés Tapias y Héctor Martínez Bonet.

Un padre de familia quien estaba con otros allegados acompañando a uno de los invitados, un hijo suyo amigo de los lesionados, dijo que él estaba en el baño en el momento en que sintió los disparos y fue en ese instante cuando varios de los asistentes acudieron a socorrer a los heridos para llevarlos a un centro asistencial pero que los muchachos iban muy heridos y desangrados lo que hace suponer que los disparos fueron mortales y que fallecieron antes de ingresar al centro asistencial.

-Publicidad-

La Guajira Hoy pudo establecer que aunque la Policía solicitó a los organizadores de la fiesta el permiso, en ningún momento fueron respondidos y por el contrario las respuestas fueron desobligantes. Las autoridades se curaron en salud, les hicieron un comparendo que no fue firmado por los dueños de la fiesta, por lo que tampoco se les presto la asistencia en seguridad como se acostumbra cuando las fiestas tienen su permiso.

Es de esperarse que esta semana, el propietario del centro social y los organizadores respondan algunos interrogantes de las autoridades, debido a los hechos de violencia que se presentaron en esa reunión en la que también resultó herido levemente el joven Rubeiro Choles, hermano del ex director de tránsito municipal,  Miguel Ángel ‘Cholito’ Choles.

-Publicidad-