Los problemas de la migración son tantos que se requiere de mucho apoyo para subsanar esta problemática que afecta a toda América Latina.
-Publicidad política pagada-

Se calcula que uno de cada diez migrantes en América es niño, niña o adolescente; es decir, cerca de 6.3 millones de menores de 18 años de edad, de acuerdo con Naciones Unidas. La situación puede empeorar por el gran número de familias que diariamente salen de Venezuela. Por eso es que la comunidad internacional debe activarse.

World Vision lleva a cabo el proyecto Esperanza Sin Fronteras, en el marco de la plataforma regional de asistencia humanitaria que coordinan el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional de las Migraciones (OIM).

Con esta iniciativa se ha logrado beneficiar a más de 71.000 personas en Colombia, Perú, Ecuador y Brasil; esperando duplicar el impacto mediante un trabajo articulado con gobiernos, líderes locales, iglesias, sociedad civil y empresas.

-Publicidad política pagada-

Según Migración Colombia, se estima que hay 1.174.743 venezolanos migrantes y refugiados en Colombia. Le sigue Perú con 1.163.398; países del cono sur, 438.184; Ecuador, 413,658; y Brasil con 180.000.

Las áreas prioritarias en esta asistencia han sido dar una respuesta inmediata a la emergencia (provisión de alimentos, agua, kits de higiene, paquetes y bonos alimenticios, entre otros beneficios), contribuir a garantizar la protección (instalación de Espacios Amigables para la Niñez en donde se brinda atención psicosocial y emocional a niños colombianos, venezolanos e indígenas).

También está enmarcada en la inclusión social, económica y cultural (prevención de xenofobia y discriminación, acciones que promueven el emprendimiento y empleabilidad e iniciativas para evitar la violencia de género en el contexto de la migración).

En este momento, 460.000 niños aún necesitan asistencia humanitaria inmediata, que incluye protección, refugio, acceso a servicios básicos como alimentos, saneamiento e higiene del agua, y otros apoyos esenciales para contribuir en su desarrollo integral.

“Seguiremos trabajando para que la niñez goce de entornos seguros y saludables, a pesar de las situaciones que deben afrontar en esta emergencia. Necesitamos a todo el mundo para eliminar la violencia contra la niñez”, enfatizó Andrew Morley, presidente de World Vision.

A nivel mundial, World Vision es reconocida por ser una organización que activa sus grupos de trabajo para responder en situaciones de emergencia, bien sea por desastres naturales o conflictos de toda índole. En 2016, gestionó 130 respuestas en 63 países, llegando a casi 15.4 millones de personas.

-Publicidad-