Los ciudadanos venezolanos, entre hombres y mujeres que no tenían la documentación requerida para permanecer en el país, fueron interceptados en Fonseca y posteriormente entregados a la oficina de Migración Colombia en Maicao, para su deportación.

A los migrantes de la vecina Nación, muy a pesar de su condición en la que se encontraban, indica la policía, se les trató de buenas maneras, respetándoles sus principios y derechos consagrados en la Constitución Política, tratados internacionales y declaración Universal de los Derechos Humanos.

La detención de los extranjeros se hizo efectiva durante operativos adelantados en los barrios El Carmen, Doce de Noviembre, Cristo Rey, el asentamiento humano Ocho de Enero y el corregimiento del Hatico. 

Se estableció que fueron doscientos foráneos de nacionalidad de venezolana los cuales son residentes en esta localidad, pero se verificó, que solo nueve de ellos se les comprobó que estaban ilegalmente.

-Publicidad-