A las 3:30 de la tarde de este viernes se ofrecerá una misa por el eterno descanso de Miguel Félix Cataño y luego será llevado a su última morada en el cementerio central de esta ciudad.
-Publicidad política pagada-

Considerado por sus sobrinos como un icono del amor filial, Miguel Félix Cataño, tío materno de los hermanos Carrillo Pérez, quien falleció la tarde de ayer, está siendo velado en la residencia familiar donde ha dejado un vacío irreparable y lo recuerdan en medio de anécdotas.

Miguel Félix, único hermano de la señora Emelina Pérez Cataño, a quien acompañó desde joven y nunca desamparó, compañía que fue reciproca hasta sus últimos días de vida, razón por la cual sus sobrinos lo describen y le agradecen por haber sido el hombre que cumplió los roles de papá, hermano, hijo, amigo y protector de su señora madre.

“Tío fue un hombre que nunca se casó ni tuvo hijos pero todo ese amor, él lo desbordó sobre mi mamá y sobre nosotros. Tío fue nuestro padre de tiempo completo, papá sabía que se podía ir porque quedábamos a buena guarda con tío.

-Publicidad política pagada-

Él nunca escatimó, nos dio todo en lo moral, en lo espiritual, en lo social en lo económico y es por eso que hoy la gente nos reconoce como sus hijos”, así lo indicó Ingrid Carrillo Pérez, quien entregó declaraciones a La Guajira Hoy en representación de sus hermanos.

Y esta es la razón por la que lo llamaban ‘Papá Chiquito’ porque ese fue el rol que desempeñó durante sus 84 años de vida, cuando los quebrantos de salud se hicieron notar, tanto que lo llevaron a estar recluido en una clínica desde hace 15 días, a causa de una isquemia cerebral y que en horas de la tarde de este jueves apagó su luz.

“Durante estos 15 días estuvimos ahí con nuestro tío al pie porque así nos lo enseñó él, agradecemos la atención especial que los médicos tuvieron con nuestro tío”, enfatizó su sobrina.

Hoy su cuerpo yace en medio de la sala de la casa de la familia Carrillo Pérez, donde familiares y amigos han llegado a dar sus palabras de aliento y consuelo a su hermana y sobrinos quienes lo describen como un hombre muy correcto, ejemplar quien supo corregir y dar amor sin medida y de pinta impecable.

“A él nunca se le vio en tenis ni en jean, siempre de zapatos corona de colores oscuros, de camisa por dentro y pantalón, así salía a pie con su gorrita del Unión Magdalena todos los días a visitar a todos sus sobrinos, haciendo el recorrido desde la calle 21 hasta la calle 9 y luego a la 25”, comentaron.

Considerado un excelente bailador carnavalero, hincha número uno del Unión Magdalena, razón esta por la que reposa una camiseta del equipo sobre su ataúd; católico practicante devoto de Santa Marta y el Corazón de Jesús, imagen que acompaña su foto junto con una veladora.

Hoy a las 3:30 de la tarde ofrecerán una misa de cuerpo presente en la iglesia San Rafael y seguidamente el cuerpo será llevado a su última morada en el cementerio central de la ciudad donde darán cristiana sepultura.

Su hermana Emelina Pérez Cataño y sus sobrinos Inirida, Yamile, Ingrid, Yolima, Ilfredd e Isaac y demás familiares, agradecen la compañía y las muestras de consideración en estos momentos de dolor. A la familia Carrillo Pérez nuestro sentido pésame.

-Publicidad-