Maritza León Vanegas

Ha sido una mujer polifacética, el tiempo parecía ser un obstáculo para no brindarle el tiempo de calidad a su familia, sin embargo, su formación académica le enseñó a administrarlo de la mejor manera y hoy en día es catalogada como una mujer realizada, ejemplo a seguir de muchas en la región.

Su nombre, Maritza León Vanegas, empieza a escucharse recurrentemente en los municipios de La Guajira, como candidata a la Gobernación, es su próxima meta, pero lejos de la mujer catedrática y con múltiples ocupaciones, es humana y abrió un espacio en su agenda para conversar con un periodista de La Guajira Hoy para contar sus anécdotas como madre y brindarles un mensaje a las mujeres de este Departamento.

“Cuando me enteré que iba a ser madre por primera vez, fue la alegría más grande que pude haber recibido en toda mi vida, porque eso significa la prolongación de la existencia del ser humano. Es algo divino, muy semejante a lo que Dios demarca por la existencia humana. Uno se siente orgulloso cuando sabe va a ser madre porque se conjugan la felicidad con la responsabilidad”, expresó León Vanegas.

-Publicidad-

Con la mirada en alto, afirmó que el compromiso es fundamental para sacar una familia adelante, con esmero, sus hijos crecieron en óptimas condiciones y “son unos ejemplos en la sociedad, son profesionales todos, son muy allegados a Dios y a su familia”.

Está casada con el empresario, Freddy Gustavo Rodríguez, tiene tres hijos biológicos, llamados: Freddy Manuel, médico; Brian de Jesús, administrador de empresas y Alan Ernesto, ingeniero de sistemas. “Tengo muchos hijos ‘putativos’, pero en especial, tengo a uno que lo crié desde que él tenía ocho años y es mi hijo, es una persona muy entregada a nosotros, es otro miembro más de la familia”, dijo.

“Mis hijos de mi alma y de mi corazón, a los tres los llamo así”, así se refiere a su descendencia desde que eran pequeños para no crear rivalidades entre ellos, por el tema de la preferencia hacia un hijo en particular. Agregó que tiene cinco nietos, quienes son su mayor tesoro.

Con respecto a la administración del tiempo, recuerda que hizo unos cursos en la universidad del Norte que tenía que ver con el liderazgo: “Uno de mis profesores me enseñó que los líderes teníamos que aprender a manejar el tiempo y que el cerebro controlaba el tiempo, no lo contrario”.

Desde entonces, León Vanegas entendió que tenía tiempo para todo, pero también comprendió cuáles eran sus prioridades y su familia es su prioridad, en segundo lugar, su trabajo.

“Mi mensaje, en especial, a las mamás Wayúu, es que nosotros las madres expresamos heroísmo, belleza y amor, porque esto es la esencia que caracteriza a una mujer y en especial a una madre indígena, porque dentro de la cultura es preparada para asumir un liderazgo dentro de la formación de todos los jóvenes. Soy una mujer que quiere administrar los destinos de este Departamento y que no vamos a ser débiles ante este reto”, resaltó.

-Publicidad-