El precio del combustible es tan alto, que, ahora en Riohacha se pasó de vender pimpina a la
El precio del combustible es tan alto, que, ahora en Riohacha se pasó de vender pimpina a la "brisa".

La falta de gasolina en el Distrito continúa generando una crisis que ha provocado el aumento exagerado por parte de los «pimpineros», que por estos días han llegado hasta a triplicar, el costo del tan anhelado combustible, teniendo en cuenta que las estaciones de servicio en Riohacha, no poseen lo suficiente para abastecer la demanda.

En las calles de la Capital de La Guajira, la popular botella «brisa», que anteriormente se conseguía en $6.000, por estos días ha llegado a costar hasta $26.000, causando un alza en el transporte como taxis ilegales, colectivos y mototaxis.

Ronal Favian Gómez, secretario de Gobierno del Distrito, manifiesta que esta problemática se debe a la escasez de combustible que hay en Venezuela, donde al parecer en las gasolineras, también realizan largas filas para tanquear los vehículos, mientras el precio va en aumento.

"Brisa" por todas partes de la ciudad.
«Brisa» por todas partes de la ciudad.

“Se cree que el Gobierno venezolano ordenó no suministrar gasolina en gran cantidad a los estados fronterizos, por lo que ha bajado el suministro de este, generando inestabilidad en departamentos como La Guajira”, agregó el Secretario.

Del mismo modo, añadió que actualmente el costo de la gasolina en Riohacha, con el subsidio fronterizo, equivale a $7.300 el galón, pero que lastimosamente, pocas estaciones de servicio cuentan con lo suficiente para surtir alrededor de 20 mil vehículos que circulan por la ciudad.

“Solo en Riohacha se necesitan alrededor de 2 millones de galones de combustible por mes, pero por el momento solo estarían llegando de 40 a 6 mil galones aproximadamente y 1.750.000 galones en todo el Departamento”, expuso el funcionario.

El precio del combustible es tan alto, que, ahora en Riohacha se pasó de vender pimpina a la "brisa".Por otro lado, aunque en las calles los «pimpineros» se rehúsan a declarar sobre el tema, algunos señalan que los problemas fronterizos que Colombia afronta con Venezuela, les ha dificultado el ingreso del combustible, por lo cual se han visto obligados a exagerar en los precios.

“Anteriormente la pimpina que se podía vender a$35.000, ahora nos toca ofrecerla casi a $100.000”, expuso uno de los vendedores informales, quien pidió reserva de su identidad.

Finalmente, entre los conductores y dueños de vehículos de la ciudad, se especula que se estaría realizando un contrabando interno, donde muchos carros cargan combustible colombiano y luego lo pasan a las pimpinas, para revenderlo a un precio más elevado.

-Publicidad-