El centro de Riohacha se copó la mañana de este jueves en el que familiares, amigos, compañeros de estudios y sociedad riohachera se dieron cita para acompañarles en el último adiós de la adolescente Oriana Andrea Jiménez Rodríguez.

La catedral Nuestra Señora de Los Remedios fue el recinto que los acogió durante la eucaristía que se ofreció por su eterno descanso y por el reconfortar de la familia y de todos aquellos quienes sin consuelo lloraron la pérdida de su ser querido.

Las flores y los uniformes que vestían los adolescentes de los diferentes colegios privados de la ciudad llenaron de color el lugar, donde el dolor y la tristeza fue inevitable al despedir a esta joven que en su corto recorrido se coló en el corazón de muchas personas que hoy quedan sin consuelo.

-Publicidad-

Razón está por la que antes de finalizar la misa el sacerdote elevó una oración por la familia, la cual fue reforzada por los presentes quienes se unieron a este momento de petición; con la bendición final, llegaron los mensajes dedicados a Oriana Andrea quien en vida se caracterizó por ser alegre, amigable, humilde y servicial.

El joven Néstor Meza, compañero de clases, en nombre de la promoción Hexus 2019, expresó su mensaje en el que destacó la virtudes de esta chica, “le doy gracias a Dios el habernos permitido que compartiéramos una etapa de tu vida en la cual nos enseñaste con tu ejemplo de sonrisa perfecta, cualidades que hoy dejan huella imborrable en nuestra mente y corazón”.

También le podría interesar: Cadenas de oración por la salud de la adolescente Oriana Jiménez Rodríguez

Fallece en Barranquilla, Oriana Jiménez Rodríguez

“Una estrella ahora brilla para nosotros desde el cielo”: Tomás Alfonso Castrillón

“Solo Dios sabe porque te llevó tan pronto de este mundo y aunque no lo entendamos sus planes son perfectos, no solo eras nuestra amiga sino también nuestra hermana y por eso nos dejas un dolor inmenso con tu partida”, concluyó.

Néstor Meza quien no pudo contener el llanto al igual que sus compañeros, se unieron en un solo abrazo alrededor del féretro que lucía el estandarte de la promoción. De igual forma el profesor Ramón Martínez hizo lectura de una carta que Oriana Andrea le escribió para el día del maestro.

En ella agradecía el apoyo que había recibido de él, expresó el respeto, la admiración y el cariño que sentía hacia su docente, quien dirigiéndose a Jesús Jiménez y María Eugenia Rodríguez les abrazó.

Al salir de la iglesia un camino de flores estuvo dispuesto para ella, el silencio se apoderó del recorrido, hasta llegar al cementerio central donde el llanto ya no se pudo contener, jóvenes y adultos expresaron su dolor y se despidieron para siempre de Oriana Andrea Jiménez Rodríguez.

-Publicidad-