El sabor del timbal llegó a Riohacha para deleitar con su sazón

Darle gusto al paladar riohachero es un gran reto, una plaza difícil de conquistar, ese es el riesgo de empezar con un negocio de venta de comidas, sin embargo, creer y confiar en que todo saldrá bien, es el empuje para quienes emprenden este camino de preparar los más deliciosos alimentos, capaces de complacer a sus clientes.

Como siempre lo importante es empezar y entrar en este mundo competitivo asumiendo los riegos pero confiados en la capacidades que como chefs le imprimirán , tal es el caso de José Sánchez un hombre oriundo de Bogotá, que llegó a estas tierras en busca de nuevos aires, convivir y ver crecer a su nieta guajira.

Como todo abuelo el estar cerca de su nieta lo llevó a tomar la decisión de mudarse a Riohacha, dejar el ritmo acelerado de las grandes ciudades y llegar a un lugar cálido para compartir en familia.

-Publicidad-

El señor José desde siempre ha trabajado y aunque llegó por motivos familiares le entusiasma seguir trabajando, como amante de la buena comida y con el apoyo de su familia radicada en Riohacha inició una pequeña empresa ofreciendo picadas cachacas, chorizo, morcilla, chicharrón, pernil de cerdo, carne de res, pollo, papa criolla, yuca, plátano maduro, guacamole, empanadas con chicharrón.

Explicó que en este lugar las personas tienen la posibilidad de armar su picada en la cantidad que ellos deseen, a su gusto y de acuerdo a su presupuesto. La especialidad que quiere ofrecer son pollos asados al barril, un alimento saludable, con cero grasa tratando de mejorar su calidad de vida.

-Publicidad-