Moretones producto de los golpes tiene en sus piernas la docente Indira Ghandi Cotes Epiayú, quien manifiesta haber sido golpeada por otro docente.
-Publicidad política pagada-

Un acto de intolerancia contra una ciudadana perteneciente a la etnia Wayúu se presentó en un plantel educativo ubicado en la capital indígena de Colombia, donde aparentemente está involucrado un profesor.

La afectada fue Indira Ghandi Cotes Epiayú de 47 años de edad, natural de Manaure, quien expresó a este medio de comunicación que en la mañana de este viernes 14 de junio sufrió agresiones físicas y verbales por parte del docente José Eliécer Epinayú Jarariyú.

El hecho se presentó en plantel étnico Kamusuchiwou ubicado en Uribia, donde Cotes Epiayú notó un acto de indisciplina entre menores de edad y se acercó para comunicárselo al docente del aula, y este aparentemente en vez de corregir a los infantes actuó en contra de la mujer.

-Publicidad política pagada-

“Me dirigí hasta donde el docente, pera llamarle la atención por lo que hacían los niños por su descuido y este enfurecido me dio dos cachetadas y hasta me agarro del cabello” mencionó Indira Cotes.

La afectada además manifestó que intentó dialogar con el educador, pero este seguía con rabia gritándole y se alejó del lugar con gran tristeza y dispuesta denunciar ante las autoridades el hecho.

“Me fui en un carro hasta Maicao, pero cuando llegué a la Fiscalía me pidieron los documentos y no los tenía en su momento y me dijeron que volviera la próxima semana, tengo raspones en la pierna y dolencia en el rostro y en el oído producto de las agresiones” comentó la víctima.

En medio de lágrimas, Indira explicó a La Guajira Hoy que se siente mal por lo ocurrido, ya que ella es conocida en ese sector por ser una persona amigable y pacífica y nunca fue su intensión molestar al profesor.

“Me veo y me da lástima. Esto no me hubiese pasado a mí, si yo sigo mi camino sin decir nada, ya que hay una Coordinadora, un Supervisor y un Rector que se están ganando su plata para cuidar a los menores” dice con tristeza Cotes Epiayú.

-Publicidad-
Compartir