-Publicidad política pagada-

Luego de varias cirugías en centros de salud del país, momentos de desesperación y angustia, Wendy Bolívar Reinoso una joven estudiante de Riohacha, que tendrá la oportunidad de caminar sin molestia.

El accidente ocurrió en el 2013 en una noche lluviosa, cuando Wendy se trasladaba desde la UniGuajira donde estudia Trabajo Social hacia su casa ubicada en la capital de La Guajira.

“Cuando estaba esperando un carro en la rotonda ubicada en la calle 15 con carrera 7 un vecino que maneja moto me vio y se ofreció a llevarme, cuando me monto de repente el vehículo se acelera, mi ropa se enreda en una de las llantas y me arrastra varios metros” dijo Bolívar Reinoso.

-Publicidad política pagada-

La joven manifiesta que fue trasladada a un centro asistencial, donde galenos le manifestaron que una de sus piernas estaba fracturada en tres partes, y que sería sometida a una cirugía.

La primera intervención que tuvo Wendy fue en una reconocida Clínica de Riohacha, cuyos gastos corrió por cuenta del Soat de la motocicleta, aquí los médicos le colocaron una platina en su extremidad inferior izquierda, misma que al cabo de seis meses se deterioró.

“De repente dolía mucho, y fui de urgencia a la clínica, pero me dijeron que no podía ser entendida por el seguro del vehículo, me tocó ir a otro centro asistencial de la ciudad donde me valoraron y me pusieron un tutor con clavos en la pierna” afirma la riohachera de 26 años de edad.

Pese a que ya había sido sometida a dos procedimientos en Riohacha, Wendy hermana mayor de cuatro hermanos, menciona que no veía mejoría, motivo por el cual se trasladó hasta Bucaramanga, donde expertos confirmaron su presentimiento.

“Me dijeron que no estaba funcionando, que tenían que intervenirme de nuevo, allá me incrustaron en la pierna un clavo intramedular, elemento externo que no me permitía el movimiento de esa parte de mi cuerpo”.

Igualmente, la futura trabajadora social fue valorada en Barranquilla, donde le dieron la buena noticia que el procedimiento había estado bien y que pronto le iban a retirar el material metálico del hueso, pero al cabo de un tiempo luego de la extracción, la situación fue empeorando.

En un examen médico, especialistas de ortopedia descubrieron que el hueso se estaba rodando nuevamente, la herida no había sanado en su totalidad y esta vez el daño al parecer, seria irreversible.

Pese a todo pronóstico, Wendy seguía asistiendo a sus clases, donde en ocasiones el dolor era insoportable, pero más grande eran las ganas de seguir adelante y ser una profesional.

“Cuando estaba haciendo mis prácticas profesionales, las cuales fueron en el Hospital de Riohacha conocí un ortopedista, mismo que me dijo que mi problema estaba afectando la columna y tenia una extremidad más corta que la otra, me preocupe, y al ser valorada se confirmó la hipótesis”.

8 centímetro de hueso fue extraído de la pierna izquierda de Wendy, puesto que este no había sanado y por lo contrarió había muerto, no circulaba sangre en esa zona, por último médicos del hospital Nuestra Señora de los Remedios le practicaron un alargamiento o transporte de extremidad a Bolívar Reinoso esta semana.

El ortopedista le manifestó que por el momento no puede colocarse en pie en un tiempo estimado de 2 a 3 meses, pero luego podrá caminar sin dificultad ni dolor, mientras tanto es cuidada por su madre, quien es docente y por sus hermanos menores.

-Publicidad-