Una familia riohachera que venera a la Virgen del Carmen
-Publicidad política pagada-

No cabe duda que la devoción a la Virgen del Carmen está presente en la mayoría de hogares guajiros, razón por la que cada 16 de julio, las calles del Distrito se adornan con altares y homenajes a la Santa María del Monte Carmelo o Nuestra Señora del Carmen.

Betty Cabarca Solano, es una riohachera quien afirma, llevar 22 años honrando y venerando a la Patrona de los conductores, durante esta festividad, sin importar dónde y cómo se encuentre.

Betty Cabarca Solano
Betty Cabarca Solano.

“Esta tradición la he llevado presente a cada lugar al que he ido como Venezuela, Aruba, Panamá, Costa Rica y España, países donde he viajado con la Virgen en mano y a los que he llevado y transmitido esta importante celebración”, indicó Cabarca Solano.

-Publicidad política pagada-

Actualmente, radicada en la capital de La Guajira, recorre en compañía de sus hijos, nietos y junto a su fiel acompañante, un ‘burrito’, en el que trabaja vendiendo verduras y al que cariñosamente llama ‘El Niño’, las avenidas, desde el Dividivi, hasta el Centro, visitando y entregando flores a cada Virgen de la ciudad.

Cuenta que esta tradición fue inculcada por sus abuelos, quienes también, en veneración a la Virgen, con su altar, recorrían las calles del Distrito. “Esta costumbre ha sido la mejor herencia que he recibido, ya que la fe mueve montañas y he recibido muchos favores, por lo que les he inculcado esta devoción a mis hijos y nietos”, relató Betty.

Afirma que durante estas dos décadas de tradición, su confianza en la Virgen ha aumentado, con el paso de los años, por grandes milagros que la Virgen del Carmen le ha entregado.

“Cuando los médicos me diagnosticaron que quedaría invalida, por un problema que presentaba en mi cadera, le prometí a la virgen que si me sanaba le haría un altar más grande y milagrosamente fui sanada y hoy camino sin ningún problema”, contó Cabarca Solano.

Finalmente, manifestó que espera morir con esta tradición, a la que cataloga como la madre de todos los riohacheros. “Los invito a agradecer y pedirle a la Virgen con fe, para que reciban esos milagros tan anhelados”, reiteró Betty.

-Publicidad-