Monseñor envío un mensaje de compromiso verdadero con la fe.
Monseñor envío un mensaje de compromiso verdadero con la fe.
-Publicidad política pagada-

La ingobernabilidad del departamento y el compromiso de laicos han sido las marcas relevante en estos años de misión.

Monseñor Héctor Salah Zuleta quien en el 2005 fue nombrado por el papa Benedicto XVI obispo de la Diócesis de Riohacha, la mañana de este jueves fue homenajeado con una celebración de eucaristía de acción de gracias por sus 14 años al servicio de la iglesia en La Guajira.

Razón por la cual agradeció a los presentes la intención de reconocer lo que han sido 14 años de trabajo por la nueva evangelización y aclaró que aunque han sido años valiosos todavía le quedan muchos más de pastoreo con el rebaño guajiro.

Monseñor estuvo acompañado en el altar por los sacerdotes Jefferson Ariza, Samuel Chavarro y Gerardo Pulido.
Monseñor estuvo acompañado en el altar por los sacerdotes Jefferson Ariza, Samuel Chavarro y Gerardo Pulido.
-Publicidad política pagada-

Indicó que la acogida en la península a través de su gente ha sido maravillosa, hecho que lo ha marcado positivamente por el cariño y el respeto que le manifiestan a diario, sin embargo en los últimos cuatro años un aspecto significativo le ha dejado una marca negativa.

“Me han marcado y me deja mucha tristeza las dificultades de gobernabilidad que tiene el departamento, han sido cuatro años perdidos en muchos campos, cuatro años que nunca se recuperarán, eso no tiene razón de ser, esto ha impedido la atención a las diferentes dificultades que se han presentado”.

Y añadió que “a esto apunta el esfuerzo que estamos realizando en formar una nueva clase de gente, para que se den cuenta que la razón de ser de la política es el servicio exclusivo al bien común y no a los propios intereses”. 

Momentos en que Monseñor distribuyó la comunión a los presentes.
Momentos en que Monseñor distribuyó la comunión a los presentes.

En este sentido mencionó que durante este periodo, dos han sido los logros significativos que la iglesia ha establecido, uno es el proceso de educación pública de calidad por medio de la contratación educativa dirigida por laicos a quienes calificó como personas eficientes y honestas.

“Es un proceso en el que van sembrando en las nuevas generaciones los valores, costumbres, tradiciones y las cosas necesarias para su desarrollo integral”, manifestó Salah Zuleta.

Y en segundo lugar, lo más relevante es el servicio de caridad, eficiente, estable y cariñoso que la iglesia ha tenido con las personas más necesitadas.

Llena de mucha solemnidad se desarrolló la eucaristía.
Llena de mucha solemnidad se desarrolló la eucaristía.

“En el caso concreto del éxodo de los hermanos venezolanos, eso ha generado que la cooperación internacional al ver el trabajo que ha realizado la Pastoral Social confíe y haya destinado recursos apropiados para poder cumplir con este servicio en los hogares de pasos y comedores”.

A esta celebración asistió un buen número de personalidades de la sociedad, especialmente de los grupos apostólicos, estuvo llena de solemnidad, fue presidida por el mismo Monseñor en compañía de los sacerdotes Samuel Chavarro, Jefferson Ariza y Gerardo Pulido.

El mensaje de la homilía estuvo basado en el evangelio de Mateo 10, 7-15 de la solemnidad de San Benito Abab, en el que hizo mención del envío a la nueva evangelización, en la que se debe renovar el fervor por la fe cristiana católica.

Por esta razón increpó a la comunidad a separar las fiestas cristianas de las mundanas y que se le dé la importancia que cada una merece, respetando las celebraciones de los santos.

Al finalizar la eucaristía Monseñor fue cobijado tanto por los sacerdotes de las diferentes parroquias como los laicos quienes se acercaron en búsqueda de la bendición y agradecieron su valiosa labor.

-Publicidad-