Héctor Salah Zuleta, obispo de Riohacha.
Héctor Salah Zuleta, obispo de Riohacha.
-Publicidad política pagada-

Según monseñor Héctor Salah Zuleta, obispo de Riohacha, se calcula que hay 160 mil migrantes venezolanos establecidos en La Guajira, donde la respuesta gubernamental es insuficiente pues tanto en la gobernación como en las alcaldías no hay la estructura y estabilidad necesaria para poder hacerle frente a los impactos generados.

Este líder de la iglesia hace mención de esto dada la crisis de ingobernabilidad que ha tenido el departamento y el Distrito de Riohacha la cual se agudizó con el fenómeno migratorio venezolano que ha impactado esta región.

Se calcula que hay 160 mil migrantes venezolanos establecidos en La Guajira.
Se calcula que hay 160 mil migrantes venezolanos establecidos en La Guajira.

“Toda esta situación genera unas condiciones de incertidumbre, nadie sabe para dónde va el departamento y la mayoría no está en la capacidad de dar respuesta a estas necesidades tan grandes”.

-Publicidad política pagada-

Afirma monseñor Salah que las ayudas prestadas por la Iglesia y la cooperación internacional a la población migrante resultan insuficientes, puesto que en el municipio de Maicao, con aproximadamente 200 mil habitantes, en los últimos seis meses pudieron haber llegado 80 mil venezolanos, lo cual impactan temas sensibles como el acceso a la salud, servicios públicos, educación y empleo, que hoy están sin respuesta eficiente por parte del gobierno.

Se calcula que hay 160 mil migrantes venezolanos establecidos en La Guajira.Y aunque la Diócesis cuenta con hogares de acogida dispuesto para los migrantes donde se ofrecen beneficios de alimentación, orientación jurídica, servicio de salud y dormitorios que benefician especialmente a madres cabezas de familia y madres gestantes que van de paso, no ha sido suficientes.

“Yo creo que se han atendido más de seis mil personas este año sin contar los comedores en los cuales se suministraba desayuno y almuerzo caliente a aproximadamente cinco mil personas. Pero eso es nada en comparación con la urgencia y necesidad de la gente, eso causa cierta frustración”.

Los índices de desempleo de La Guajira, según el Obispo, están cerca al 20 por ciento y puede seguir incrementándose.

“Hay empresarios inescrupulosos que prefieren contratar a mitad del salario y sin prestaciones sociales a un venezolano que está calificado. Eso significa una injusticia hacia el trabajador venezolano y el aumento del desempleo para el guajiro”.

Situaciones como esta, contribuyen al sentimiento de xenofobia, advierte monseñor Salah, al considerar que se ha ido incrementando ya que entre los locales existe la percepción que los migrantes les están quitando oportunidades laborales.

Por lo que es importante resaltar que las atenciones recibidas son posibles gracias a los aportes de las organizaciones cooperantes comprometidas con la atención migratoria que vienen dando apoyo al Estado ante la falta de estructura que dé respuesta a este tipo de impactos.

Ratificó que la Iglesia católica continuará prestando ayudas para acoger, proteger, promover e integrar a los hermanos venezolanos y llamar la atención sobre los cambios políticos y sociales que requiere la región.

-Publicidad-