Fredy González Zubiría
Fredy González Zubiría

Muchos han sido los conceptos e investigaciones que se ha adelantado sobre este es instrumento de fuelle, que para Fredy González Zubiría, fue un artículo comercial más que las casas creadoras y distribuidoras que enviaron a distintas regiones donde existían puertos marítimos.

González Zubiría diserta con propiedad ya que además de ser escritor, es investigador y es el director del Fondo Mixto para la Promoción de la Cultura y las Artes de La Guajira.

“Dentro de las investigaciones que yo he realizado, no hubo alguien al que se le atribuyera ser el primero en traer un acordeón aquí, eso es un mito, este instrumento desde su creación fue elaborado de forma industrial, en serie y las fábricas se encargaron de enviarlos a los negocios importadores y almacenes de zonas sobre todo costeras”.

Afirmó el funcionario del Gobierno Departamental, durante el VI encuentro de música vallenata, que este año en el marco de la cuadragésima sexta versión del Festival del Retorno, trató sobre la historia del acordeón.

Acotó que el acordeón en un principio era una herramienta portátil que se utilizó para tocar polcas, vals, entre otros bailes, “tenía una amplia ventaja con relación a la filarmónica y la flauta porque le permitía a su intérprete, además de ejecutarla, cantar”.

En el evento organizado por la universidad de la Guajira, la alcaldía de Fonseca y directivos del festival, Luis Alberto Martínez Serrano, hijo del extinto rey Vallenato Luis Enrique Martínez Argote.

Su hijo Luis Enrique, hizo una reseña histórica de la vida y obra de su padre «el Pollo Vallenato», resaltando en su intervención que no obstante de ser  guajiro, al haber nacido en El Hatico – Fonseca, se maduró musicalmente en Fundación Magdalena, combinando la música con trabajos en fincas.

Feneció bajo el encanto de la música alegre que florecía en el Valle del Cacique Upar y ondeando esta bandera folclórica, llegó a ser el más auténtico exponente del género vallenato, dejando un estilo único y escuela que tal vez perdurará por siempre.

-Publicidad-