Con el paso de los días, el mar se sigue tragando al parque del barrio.
Con el paso de los días, el mar se sigue tragando al parque del barrio.

Con más de 50 años de fundado, el barrio José Antonio Galán hoy yergue como uno de los más consolidados, pero para sus habitantes sus ‘lunares’ no lo dejan brillar como tal.

Su ubicación geográfica le favorece y lo hace tentativo porque lo ubica con facilidad de acceso a centros de salud, escuelas y entidades locales, frente al mar Caribe donde los ocasos son un espectáculo.

El matadero municipal lleva varios meses cerrado pero presenta muestras de insalubridad, esperan que sea trasladado.
El matadero municipal lleva varios meses cerrado pero presenta muestras de insalubridad, esperan que sea trasladado.

Sus primeros pobladores lo visionaron como un lugar prospero, donde la construcción de un colegio fue el punto de partida para su progreso.

“El barrio José Antonio Galán nació como un reguardo indígena, sus primeros pobladores cuidaron de estas tierras, hasta que se fue poblando y empezó su consolidación”, indicaron algunos vecinos.

Un parque y casas frente al mar se han derrumbado por la erosión costera
Un parque y casas frente al mar se han derrumbado por la erosión costera

Entre los líderes comentan que el crecimiento de este barrio se dio cuando la señora Nicolasa Gómez empezó a dictar clases debajo de una mata de trupillo, de ahí se fundó la necesidad de construir un aula.

“Recuerdo que se hizo con bloques y ladrillos que cada estudiante llevaba y se construyó donde está hoy la sede principal”.

Hoy en día está bastante poblado y ha crecido organizadamente pero sus habitantes identifican unas problemáticas que por “voluntad política” no han sido resueltas.

Estructuras como la planta de aguas servidas, el Matadero y una planta de procesamiento de pieles lo afean por los olores fétidos que emanan.

En este espacio se procesan pieles y también emana olores fuertes.
En este espacio se procesan pieles y también emana olores fuertes.

A esto se suman la cárcel Distrital la cual cuenta entre las más hacinadas del país, esta situación genera incertidumbre en sus vecinos y para cerrar, la erosión costera es una amenaza constante que ya ha acabado con gran parte del parque, casas y sigue cavando tierra adentro.

Así lo manifestó Aida Camargo edil de la comuna 3, quien mostró esos ‘lunares’ que empañan el progreso del barrio. Para ella la administración pública debe actuar en la reorganización del Distrito.

La playa cada vez cobra más espacio.
La playa cada vez cobra más espacio.

“Se debe reubicar estas estructuras que no pueden estar dentro de la ciudad y en cuanto a la erosión costera que ya se está comiendo el barrio también debe tener solución”, señaló.

Por su parte Lubys Curvelo, delegada de la junta de acción comunal, comentó que este es un barrio apetecible por su desarrollo y varias personalidades del ámbito político y social tienen sus propiedades en este sector.

Lubys Curvelo Choles
Lubys Curvelo Choles.

“Aquí no padecemos con ningún servicio público, contamos con dos colegios, edificaciones, empresas nuevas, clínica y hospital cercanos, pero si no se toman las medidas en cuanto a estos lunares existentes vamos a perder estos espacio”, expresó.

Indica que debido a los olores fétidos hay muchos niños y personas adultas con enfermedades respiratorias. El proyecto de los espolones empeoró la situación y actualmente la erosión costera amenaza con llevarse gran parte del barrio.

“El proyecto de los espolones fue promovido por los moradores del barrio y somos los perjudicados y actualmente nadie toma en cuenta esta situación, porque no hay voluntad política”, sentenció Lubys Curvelo.

-Publicidad-