Pánico generalizado, ocasionó la tarde del miércoles la presencia de un fuerte viento mientras llovía intensamente en Fonseca.

Casas destechadas, árboles caídos, tapias y redes eléctricas en el suelo, entre otras averías dejó el ventarrón que sacudió a la localidad. Las brisas huracanadas, que algunos habitantes calificaron como un ‘tornado’ y las precipitaciones sobrevinieron después de una aguda ola de calor.

En diferentes barrios según lo informaran algunas personas se presentaron inundaciones, pero el balance definitivo de todo lo ocurrido lo darán a conocer muy seguramente, después de hacer un monitoreo, por los sectores mayormente afectados, el comité de riesgos, prevención y atención de desastres, conjuntamente con los organismos de socorro.

Por la suspensión del servicio de energía eléctrica, no se sabe si por daños en líneas o caídas de postes, debido a que Electricarbe, aprovecha cualquier chaparrón, para hacer la interrupción, los pobladores de Fonseca y Distracción, pasaron una noche en tinieblas y de desvelo, al serle imposible a los usuarios conciliar el sueño, por la insoportable temperatura y el ataque incisivo de los zancudos.

En la avenida principal un árbol que se vino de raíz a tierra impidió el tráfico vehicular por uno de los carriles, a la altura de la calle 13 entre carreras 11 y 12. Las excavaciones que se hicieron para la instalación de las redes del alcantarillado pluvial colapsaron, al ceder el terreno y surgir unos socavones que se han convertido en atolladeros de automotores.   

-Publicidad-
Compartir