Un desorden con el cierre de la frontera, se ha convertido el corregimiento de Paraguachón, específicamente La Raya.
Un desorden con el cierre de la frontera, se ha convertido el corregimiento de Paraguachón, específicamente La Raya.
-Publicidad política pagada-

Diferentes escenarios ha vivido el fronterizo corregimiento Paraguachón en La Guajira, desde aquel 19 de agosto de 2016 cuando el presidente de Venezuela Nicolás Maduro Moros decidió cerrar el paso vehicular en sus fronteras con Colombia, aduciendo problemas de inseguridad en las zonas de confín de estado por un enfrentamiento entre hombres armados colombianos con miembros de la guardia de su país.

Las dificultades ocasionadas por el cierre obligaron al gobierno nacional a mirar más de cerca a sus olvidadas fronteras. Hicieron presencia no solo los cancilleres y demás ministros, sino el mismo presidente Juan Manuel Santos en su momento, en busca de dar soluciones a múltiples problemas.

Pero con la visita de funcionarios del estado llegaron también los inconvenientes debido a la diáspora venezolana que enquistó problemas de inseguridad, superpoblación, mendicidad y un descomunal trabajo sexual ejercido por ciudadanas del vecino país. “Se nos hace extraño que ya casi no vemos personas nativas de aquí, sino muchos extranjeros, pero a pesar de todo eso hay una situación económica un poco estable”, dijo una mujer del poblado quien mira con optimismo el futuro.

-Publicidad política pagada-

Es el mismo futuro que avizora la mayoría de los habitantes de paraguachón al comenzar el próximo año cuando esperan que arranquen muchas obras que están congeladas.

-Publicidad-