60 casas y 350 habitantes componen Cangrejito
60 casas y 350 habitantes componen Cangrejito.
-Publicidad política pagada-

Ubicado en la zona limítrofe al oriente de Riohacha, con más de 90 años de historia, Cangrejito se conserva como un territorio ancestral protegido como resguardo indígena, es muestra del contraste urbano y rural del Distrito.

Ahí se llega en moto y camperos, donde unas 60 casas y 350 habitantes aproximadamente componen la población, no hay mucho que observar, pero si por hacer, puesto que la población infantil está presente y las oportunidades de desarrollo no son muchas.

Carmen Raquel Gouriyu
Carmen Raquel Gouriyu.

Carmen Raquel Gouriyu nieta e intérprete de la autoridad tradicional, Enrique Gouriyu, contó que este hombre quien hoy goza de 97 años de edad, llegó al territorio a los 11 años en busca de oportunidades de empleo y vio en la pesca la prosperidad para él y los suyos.

-Publicidad política pagada-

“Mi abuelo dice que él vivía en el Pancho y llegó aquí porque no tenía trabajo, en este territorio estaba una sola familia la de Carrajo Epiayu, quien lo ayudó y así se formó esta comunidad”, explicó Carmen Raquel.

Los habitantes pese a la escasez que se observa, viven en armonía respetando su territorio.
Los habitantes pese a la escasez que se observa, viven en armonía respetando su territorio.

La actividad económica de los habitantes de Cangrejito es la pesca artesanal, razón por la cual nunca les falta que comer, ya que los pescadores comparten de lo recolectado entre los vecinos.

Comentan que en los últimos dos años han retornado varios familiares provenientes de Venezuela, esto ha hecho que la población crezca pero ha sido positivo.

En esta comunidad los servicios públicos son escasos, no cuentan con agua por tubería propia ya que están “pegados” a las tuberías de Villa Fátima y la energía eléctrica la reciben de la comunidad de El Pasito.

Cuentan con espacios de formación, un aula tradicional donde funciona la Unidades Comunitarias de Atención (UCA), cuyo nombre es reflejo de lo que ahí se forma, en ella 30 infantes diariamente acuden para recibir sus pininos en materia de educación.

El aula escolar atiende a 20 niños en primer grado.
El aula escolar atiende a 20 niños en primer grado.

Ahí también reciben su parte de alimentación, porque “gracias a Dios” como lo expresan los docentes, los programas escolares no faltan.

“También tenemos un aula escolar donde funciona el primer grado, de aquí los niños van a la sede principal de El Pasito, donde reciben formación hasta quinto grado”, indicó Alexander Pimienta, docente.

Contó que este espacio de formación fue donado hace 10 años, por una alianza entre una fundación y asociaciones civiles. Actualmente se forman 20 niños en edades comprendidas de seis a ocho años.

Esperanza del futuro Cangrejito es el nombre de la UCA es muestra de lo que ahí se forma.
Esperanza del futuro Cangrejito es el nombre de la UCA es muestra de lo que ahí se forma.

También tienen un área techada donada por la iglesia católica donde los niños pasan el tiempo de receso. Pese a las pocas condiciones, el interés por el estudio no falta.

Las carencias se pueden percibir pero viven tranquilos porque cuentan con lo necesario, así lo indican.

La influencia de la urbanidad está marcada en sus habitantes quienes diariamente salen a recorrer la ciudad, pero su relación con lo nativo la mantienen respetando su resguardo ancestral.

Dicen que los políticos los visitan y ellos solo ofrecen para no cumplir al final, añoran poder tener servicios de calidad y oportunidades de trabajo, «lo demás lo buscamos nosotros como siempre lo hemos hecho», sentenció Carmen Raquel.

-Publicidad-