Varios huecos gigantes tienen los habitantes del barrio Las Tunas de Riohacha, y además, deben soportar malos olores de aguas fétidas.
Varios huecos gigantes tienen los habitantes del barrio Las Tunas de Riohacha, y además, deben soportar malos olores de aguas fétidas.

Desde hace aproximadamente un año, los habitantes de la calle 27 con carrera 21 de Riohacha han manifestado por varias vías de diálogo una situación que afecta todo un sector.

Es un enorme cráter, que día tras día se incrementa y pese a diversas reuniones que se han hecho para mitigar esta problemática, parece ser que  la solución va ‘en burro de paso lento’, así lo manifestó Deber Rodríguez, habitante del barrio.

Pero, según los residentes de este sector la situación va más allá de lo que se ve a simple vista, un enorme hueco que impide la movilidad, sino que también esto ha desencadenado un sin número de problemas.

Varios huecos gigantes tienen los habitantes del barrio Las Tunas de Riohacha, y además, deben soportar malos olores de aguas fétidas.Uno de ellos es la proliferación de mosquitos, así como la presencia constante de roedores y cucarachas, en especial en días calurosos, cuando el cráter no contiene agua.

Además quienes padecen lo ocurrido expresaron que uno de los tubos que pasa por ahí está roto, mezclándose el agua limpia con las negras, emanando olores fétidos y la llegada del líquido preciado a las residencias de manera turbia.

Cabe indicar a este lugar han llegado los funcionarios competentes, es decir miembros de la Administración municipal y personal de la empresa de acueducto y alcantarillado, quienes han llegado con promesas, que hasta el sol de hoy no han sido cumplidas.

¿Y qué decir de las protestas y tutelas?, si, por qué todo esto han hecho los residentes para llamar la atención de los involucrados, mismos que han prolongado por meses la situación que al parecer no tiene fin, y es el calvario que padecen los de Las Tunas, un barrio concurrido de Riohacha.

-Publicidad-