El gobernador de La Guajira, Jhon Eduardo Fuentes Medina, reunido con sus más inmediato colaboradores. Imagen netamente ilustrativa.

Ni la decisión presidencial que lo nombró hasta que aparezca la terna, ha podido sacarlo del malestar que tiene el mandatario de los guajiros, Jhon Eduardo Fuentes Medina, porque tiene entre su equipo a varias personas que no son de fiar.

Una de ellas tiene vinculo con la secretaria de Hacienda, desde donde se está filtrando la información de cuánto dinero entra o sale del Palacio de la Marina. Ese filtro fue hasta la Universidad y permitió que las directivas del Alma Mater pudieran embargar en dos ocasiones al Departamento y se han llevado más de 5 mil millones de pesos.

Ahora la Universidad de La Guajira lo ha dejado con las manos atadas y en la actualidad no tiene con qué pagarle el retroactivo a los empleados Departamento. Ese malestar lo dejó entrever la semana anterior en una rueda de prensa con periodistas locales. 

Resulta que el anterior Tesorero había puesto en práctica una forma de cómo evadir los embargos y ante su inminente salida dejó un documento para que los funcionarios que los reemplazaran también pudieran hacerle el quite a esta situación.

Sin embargo, inexplicablemente, una copia de ese documento el cual tenía carácter de confidencialidad; porque contenía las estrategias de cómo ocultar esos dineros, fue a parar precisamente a la Universidad de La Guajira.  

Luego el banco le notifica al Secretario de Hacienda de lo sucedido, el Gobernador le ofició a Control Interno para abra una investigación a fin de dar con la persona que suministró el documento a la Universidad.

Igualmente, se realizó una reunión de carácter urgente con los empleados en la Secretaría General y se dijo qué quién haya sido será desvinculado del Palacio de la Marina.

-Publicidad-