Juan Moscote Mendoza y Didier, ejemplo de rectitud de éstas y nuevas generaciones.

En la actualidad enfrentamos una problemática latente, asociada a la pérdida de valores y principios de los ciudadanos, lo cual ha provocado que el sufragio se vea contaminado por un sin número de actos corruptos que empañan el futuro próspero que se pretende construir. Pero llegó el momento de creer en un verdadero cambio y en la palabra de un hombre dispuesto a defender el bienestar del pueblo.

‘De tal palo, tal astilla’, es el refrán que usamos para referirnos a Didier, hijo de Juan Moscote Mendoza, ilustre hombre del corregimiento de Galán, zona rural de Riohacha, quien fue tres veces concejal de la ciudad, destacado por ser un ejemplo a seguir por sus hijos como símbolo de honestidad y rectitud.

Por la anteriores razones, creemos que contamos con un Distrito que ha reflexionado sobre el futuro que quiere dejarle a nuevas generaciones y que ha visto necesario sufragar por un nuevo comienzo.

Llegó el momento de votar este domingo al Concejo por Didier Moscote Iguarán, Centro Democrático No. 9. «mi mejor ejemplo y guía es mi padre, por eso quiero pedirles que me apoyen en este muevo proyecto que he comenzado y que solo busca trabajar arduamente por mejorar la calidad de vida de los habitantes de esta hermosa tierra”.

-Publicidad-