Gonzalo Guillén, Carlos Arturo Robles Julio.
Gonzalo Guillén, Carlos Arturo Robles Julio.

Desde el pasado mes de julio, el periodista e investigador bogotano, Gonzalo Guillén debía rectificar sus afirmaciones calumniosas e injuriosas que atentan contra el buen nombre de Carlos Arturo Robles Julio y de la universidad de La Guajira.

La orden de modificar sus aseveraciones contra Robles Julio, provienen del juez segundo civil municipal de Riohacha, Gustavo Jesús Vidal Joiro a la cual Guillén no le ha dado importancia.

En su decisión el juez Vidal Joiro le exige al periodista que goza de 10 días a partir de la fecha de la notificación de esta providencia, «rectifique las publicaciones expuestas en su cuenta de Twitter Heliodoptero en contra Carlos Robles Julio, en calidad de rector de la Universidad de La Guajira».

Gustavo Jesús Vidal Joiro
Gustavo Jesús Vidal Joiro.

También le advierte el Juez, que esta publicación deberá ser igual compartida en todas las redes sociales que fueron utilizadas para la difusión; así mismo, deberá retirar la fotografía del accionante utilizada para la publicación.

Igualmente, le manifiesta que la desobediencia al presente fallo acarreará sanciones que consagra el decreto 2591 de 1991 en su artículo 52 que habla del desacato.

Por otro lado, el rector de la Universidad, Carlos Arturo Robles Julio, presentó ante el mismo Juez, incidente de desacato en contra de Gonzalo Guillén, quien no ha dado cumplimiento a lo ordenado por el fallo «contraviniendo el precepto constitucional que establece que los fallos de tutelas son de inmediato cumplimiento».

En muchas ocasiones, Guillen en su Twitter se ha referido hacia el rector de UniGuajira con palabras fuera de tono que se constituyen en un ataque sistemático, afectando su buen nombre, en donde lo trata de mafioso, narcotraficante, capo, criminal, hampón, analfabeta y asesino; calificativos deshonrosos, que carecen de sustento probatorio.

En estas circunstancias, el afamado periodista Gonzalo Guillen deberá retroceder en todo lo dicho y que ha afectado la imagen del principal claustro de educación superior de La Guajira.

-Publicidad-