La bala inexplicablemente no le penetró el cráneo a Frank Castro dejando la herida que fue suturada en la emergencia del Hospital.

En medio de los disparos resultó herida una menor de edad.

Por REI Santana. 

Frank José Castro Jiménez, un joven de 24 años de edad, resultó herido en un atentado sicarial del cual fue víctima, ocurrido este domingo en el mercado público de Maicao, donde un hombre le intentó asesinar disparándole directamente en la frente.

Los hechos, descritos por el mismo Frank Castro en la urgencia del Hospital, sucedieron cuando se encontraba laborando en un puesto informal de venta de bebidas alcohólicas de origen extranjero, allí un hombre se le acercó y en un descuido le puso el arma en la frente.

«Yo vi al tipo que vino en una moto pero como tenía casco no le vi la cara, me pidió primero tres botellas de ron y cuando se las iba a despachar es que siento el metal frio en la frente», contó Frank Castro aún sorprendido por su suerte.

Este tipo de puestos comercializan bebidas alcohólicas de fabricación venezolana.

Sin una explicación coherente, Frank evadió el primer disparo e instintivamente intentó huir pero el desconocido accionó nuevamente el arma y «ahí fue cuando caí en el andén, me disparó no sé cuantas veces y como no podía levantarme me hice el muerto».

Los médicos en el Hospital solo le localizaron una herida superficial en la frente y otra en la mano derecha, al igual que un traumatismo penetrante con orificio de salida en el hombro izquierdo; heridas que no comprometieron su vida.

En el suceso una menor de 15 años de edad venezolana también resultó herida con un disparo en el tórax que fue tratado en una clínica cercana, donde actualmente se encuentra en observación y a la espera de la remisión a un centro médico de mediana complejidad.

Frank Castro fue acompañado al hospital por Jesús Medina, un compañero de trabajo.

Frank Castro, natural de la ciudad de Cabimas, Venezuela, explicó en exclusiva a La Guajira Hoy que llegó a Maicao el pasado 25 de diciembre para acompañar a su abuela y, ante la oportunidad, pudo comenzar a trabajar en ese puesto informal en la calle 13 con carrera 16, en cercanías del mercado público de Maicao.

A la escena del crimen hicieron acto de presencia el comandante de la estación policial, teniente Daniel Restrepo y los sabuesos de la Sijin, para adelantar las diligencias de investigación. Además, también se vio al alcalde de Maicao, Mohamad Dasuki conversar en el sitio con las autoridades.

-Publicidad-