El cadáver fue trasladado a la morgue de Riohacha y en las próximas horas se les entregará a sus familiares.
-Publicidad-

El que lo hubiese señalado la tarde del domingo en medio de una jornada gallística en el corregimiento de Tomarrazón, sirvió para que sus victimarios tomaran la decisión de aniquilarlo.

En el momento que Ever Rodríguez Arteaga señalaba con el dedo de la mano derecha a uno de los cuatreros, este miró y se dio cuenta que lo había reconocido, ese episodio se lo contó a su mujer y al propietario de la finca, el médico-ginecólogo Lácides Moscote Amaya.

-Publicidad-
-Publicidad-

Dos días antes los delincuentes habían incursionado en una finca vecina y al día siguiente, el hoy difunto soltó los animales bien temprano y efectivamente ese día, los cuatreros llegaron a la finca denominada El Guáimaro, pero perdieron el tiempo, el ganado estaba suelto, Ever se encerró en la casa con su familia y por una hendija los observó quedando plenamente identificados.

Después de las 6:00 de la tarde de este miércoles, dos hombres llegaron a la finca, entre ellos, se encontraba el que efectivamente Ever había señalado cuando se encontraba en la gallera y este le recriminó, saliendo de discusión y se fueron a los hechos, comenzando a pelear a los puños, pero el otro delincuente auxilió a su compinche, disparándole a muy corta distancia en la cabeza a Rodríguez Arteaga.

La señora del difunto y su hija se desplomaron en llanto, mientras que los homicidas se marcharon del lugar, de quienes se dice, tienen facciones  indígenas de la etnia Wayúu y ademas, hablan el Wayuunaiki.

En ese momento, los cuatro hijos hombres de Ever Rodríguez Arteaga, quien tenía 54 años de edad, se habían llevado la escopeta, estaban cazando, buscando la presa para la comida. Al escuchar el disparo regresaron a la casa y se encontraron con el cuadro, su señor padre había sido asesinado.

Este episodio ocurrió en zona rural del corregimiento de Arroyo Arena. Se le avisó a la fuerza pública, haciendo presencia miembros del CTI a quienes le correspondió el levantamiento del cadáver y se hicieron acompañar por policiales de la Sijin.

-Publicidad-