Distintas personalidades asistieron a la posesión simbólica del gobernador de La Guajira Nemesio Roys y del alcalde de Uribia Bonifacio Henríquez.
Distintas personalidades asistieron a la posesión simbólica del gobernador de La Guajira Nemesio Roys y del alcalde de Uribia Bonifacio Henríquez.

Llegaron diputados de la asamblea y el alcalde de El Molino.

Por REI Santana.

Ante miembros de comunidades Wayúu de la zona norte de La Guajira, se llevó a cabo la posesión simbólica del gobernador Nemesio Roys Garzón y del alcalde de Uribia, Bonifacio Henríquez Palmar; convirtiéndose en un acto sin precedentes en la Península.

Ambos mandatorios cumplieron la palabra pactada en esta población en una de las visitas efectuadas durante sus campañas políticas, por medio de la cual prometieron volver a esta zona en caso de ser elegidos, para tomar posesión de sus cargos en presencia de dichas comunidades.

El Alcalde de Uribia y el Gobernador de La Guajira realizaron la travesía de viajar en vehículos por el desierto para llegar hasta el corregimiento de Puerto Estrella, lugar donde las autoridades indígenas les confiaron los destinos del pueblo y el territorio en una ceremonia de posesión llena de simbolismos.

La caravana oficial de más de 25 vehículos, partió desde el casco urbano de Uribia y recorrió más de 180 kilómetros de vías en mal estado, en un duro viaje que fue descrito como histórico por los anfitriones de las comunidades a las que llegaron los nuevos mandatarios.

Además de Bonifacio Henríquez y Nemesio Roys, se unieron a la aventura los diputados Oriana Zambrano, presidenta de la Asamblea Departamental, Luis José Brito, Manuel Felipe Aragón y Yoel Blanchar, además del alcalde de El Molino, Juan Pablo Vega.

«Lo que había venido sucediendo era que los candidatos hacían campaña pero una vez ganaban no regresaban a la zona y el compromiso era justamente cambiar eso y hoy lo estamos cumpliendo», dijo el gobernador Nemesio Roys al llegar a Puerto Estrella, luego de 6 horas de recorrido.

En el acto, las autoridades tradicionales de la Alta Guajira, le entregaron a los mandatarios el Warrara o bastón de mando del palabrero Wayúu, un elemento que representa autoridad y sabiduría para conectarse con la madre tierra con el fin de buscar soluciones a los problemas.

Los gobernantes también recibieron el amuchija y el ajapuna, artículos tradicionales de la etnia, con los que la gran nación Wayúu depositó su confianza y esperanza en el Gobernador de La Guajira y el Alcalde de Uribia, para la transformación del departamento.

La ceremonia se realizó en Puerto Estrella, corregimiento empobrecido con poco más de 3 mil habitantes que se sostienen gracias a la pesca, el pastoreo y la artesanía, que recibió bajo la lluvia a los mandatarios, ante lo cual los moradores expresaron su satisfacción y agradecimiento por la promesa cumplida.

Francelia Morales
Francelia Morales.

«Hoy por hoy estamos en el olvido, solo tenemos luz durante la noche aunque hoy hay de día porque llegaron el gobernador y el alcalde. Igual estamos felices porque por primera vez vienen aquí para realizar la posesión simbólica», expresó Francelia Morales, una tendera de Puerto Estrella.

El acto se escenificó en la cancha de la Institución Etnoeducativa Indígena de Puerto Estrella, un internado que actualmente sufre dificultades en su infraestructura por el descuido de los entes de control desde su inauguración hace más de 15 años.

Allí, no menos de 500 personas observaron cómo les fue entregado el Warrara, bastón de mando, el Jamushi y la Ajápuna, artículos que revisten el liderazgo, la conservación de la esencia cultural indígena y el recordatorio de las necesidades persistentes en el territorio ancestral Wayúu.

Instantes cuando los dos altos funcionarios públicos, reciben el bastón de mando, de parte de las Autoridades indígenas de Puerto Estrella.
Instantes cuando los dos altos funcionarios públicos, reciben el bastón de mando, de parte de las Autoridades indígenas de Puerto Estrella.

«Aquel hombre Wayúu que no hace valer su palabra ni es hombre y ni es Wayúu», recordó el señor Juan Cambar, reconocido Pütchipü’ü en la Alta Guajira luego de entregarles el Warrara y bendecir al Alcalde y al Gobernador.

Luego de las intervenciones de muchos líderes, concejales, diputados y autoridades indígenas, Bonifacio Henríquez, hijo pródigo de los Wayúu convertido en alcalde, dejó claro el compromiso de conquistar la grandeza de su tierra y de su gente, quienes han sobrevivido durante milenios por ser ‘guerreros’.

«Ya está bueno del asistencialismo, los Wayúu somos trabajadores, somos luchadores. Vivimos de nuestros pequeños corrales y a lo largo de los siglos hemos sobrevivido porque somos unos verdaderos guerreros», expresó ‘El Chinito’ Henríquez.

Ichitki, nombre Wayúu de Uribia, actualmente es una de las zonas más pobres de toda Colombia y pese a tener más de 240 kilómetros de playas, gran potencial eólico y cercanía con las islas del Caribe, el acceso a servicios básicos es prácticamente nulo o precario.

«Tenemos que unirnos para recuperar la institucionalidad que se ha perdido. Debemos recuperar la confianza del resto de Colombia por eso debemos acabar la corrupción y que se hagan las inversiones para que el progreso se vea y se palpe», dijo Bonifacio Henríquez durante su mitin.

El viaje de regreso comenzó poco después de las 6 de la tarde, dejando tras la caravana no solo la estela de las luces y la arena revuelta, sino también la esperanza de que sucederá lo que los Wayúu han aguardado durante décadas, puesto que, precisamente, un Wayúu es el alcalde de la capital indígena de Colombia y gobernará su tierra hasta el año 2023.

-Publicidad-