Padilla tiene una buena relación con su entorno, según los facultativos.
-Publicidad-

Positivamente evoluciona la salud del técnico radiólogo Carlos Padilla, herido de muerte la noche del pasado 31 de enero en un billar del centro de Maicao y quien cumple su décimo día de hospitalización en un centro médico, quien estuvo hasta hace pocas horas en la Unidad de Cuidados Intensivos intermedio.

Según el médico internista intensivista Frank de Armas, quien dialogó en exclusiva con La Guajira Hoy, ha estado atento al caso, ya Padilla se encuentra en piso o zona de recuperación y dialoga normalmente con sus familiares, amigos y los equipos médicos y auxiliares.

-Publicidad-
-Publicidad-

“Afortunadamente tuvo una evolución satisfactoria. Nosotros diríamos que milagrosa porque la lesión que sufrió fue sumamente grave (lesión de seno cavernoso) que representa una mortalidad cercana al cien por ciento”, dijo el galeno.

También le podría interesar: Radiólogo se debate entre la vida y la muerte

También le podría interesar Agresor del técnico de radiología está identificado y es buscado por la Policía 

También le podría interesar: Se mantiene estable el técnico de radiología, pero con pronóstico reservado

El médico piensa que la atención que se le ofreció en la Clínica dónde ahora se cuenta con equipos de última tecnología fue determinante y con la ayuda divina y la calidad de los servicios de la institución se logró salvarle la vida.

Frank de Armas, intensivista.

Padilla, quien el próximo 22 de abril cumple 37 años salió de UCI con integridad neurológica, solamente con una ligera amaurosis (una leve ceguera en el ojo izquierdo) pero con sus funciones neurológicas integras.

Asegura el especialista, que de no contarse con una intervención neuroquirúrgica inmediata no hubiera sido posible lograr su supervivencia.

Aseveró además que es probable que quede con algunas secuelas, pero el hecho que haya sobrevivido y que estas sean mínimas, es una situación poco vista en la medicina mundial.

De Armas dijo que el paciente tiene una relación total con el entorno y que ahora en la sala de hospitalización seguirá siendo tratado celosamente por el servicio de neurocirugía.

-Publicidad-