A esta cacharrería entró el sicario que atentó contra la vida de un hombre, que se debate entre la vida y la muerte en una clínica de Maicao.
A esta cacharrería entró el sicario que atentó contra la vida de un hombre, que se debate entre la vida y la muerte en una clínica de Maicao.

Una mañana convulsionada se vivió en un sector importante del municipio de Maicao, cuando las detonaciones de un arma de fuego pusieron en alerta a la población, específicamente, cerca a la chatarrería denominada ‘Recuperadora la Mejor’, localizada en la calle 14 con carrera 19.

En ese lugar una persona resultó lesionada y llevada de urgencia a una clínica de Maicao, en donde recibe atención médica de alta complejidad.

Esos impactos pusieron en máxima alerta a los mototaxistas que a esa hora transitaban por el lugar, quienes luego observaron a una persona salir del establecimiento en forma nerviosa y un poco asustada, montándose de inmediato en una motocicleta que lo esperaba, lo que provocó una persecución.

Los pitos y el rugir de los motores de los livianos vehículos hicieron que se convirtiera en una caravana, como si fuera una carrera de motos, a la que minutos después se sumó una patrulla de la Policía, permitiendo entonces, que no se perdiera el rastro.

En ese trayecto, el parrillero de la moto en donde se desplazaban los presuntos sicarios, accionó el arma de fuego en varias ocasiones hasta que se le acabó la munición, uno de esos proyectiles impactó en la zona pectoral del uniformado que conducía la motocicleta; munición que se estrelló en el chaleco.

Asimismo, el copiloto de la patrulla también disparó su arma de dotación, impactando a los dos ocupantes de la motocicleta. Uno en el brazo y al otro en una de sus piernas.

Al verse heridos y ya casi perdidos, decidieron entregarse a la Policía. En ese momento, la persecución cesó en el barrio San Francisco y la responsabilidad de los uniformados, fue entonces, protegerles sus vidas y trasladarlos a un centro asistencial para que recibieran atención médica.

Hasta el cierre de este contenido periodístico, no se conocían los nombres de los heridos.  

-Publicidad-