Karelys García
Karelys García.

Frente a las medidas de restricción adoptadas por las autoridades nacionales, departamentales y distritales, frente a la pandemia que es afrontada a nivel internacional, algunos sectores empiezan a manifestar su preocupación por la poca afluencia de personas en sus negocios, entre ellos, los artesanos del Mercado Nuevo de Riohacha, quienes aseguran que sus ventas han bajado hasta un 90 por ciento. 

Así lo afirma Yolexi Rojas, administradora de un local de artesanías al mayor y al detal, quien cuenta que, en todos los años que lleva en este negocio nunca habían tenido tanto material represado.

“De cien clientes que podíamos atender en un día, hoy no llegan ni cinco de ellos y ya cumplimos dos días sin hacer ni una venta, mientras el hilo y demás materiales siguen acumulándose por falta de pedidos”, anotó Rojas. Señaló que en el negocio trabajan 5 empleados, de los cuales tres de ellos los estarán enviando a descansar, ya que no tienen como pagarles.

Juan Carlos Mendoza vende en su local bolsos, mochilas y accesorios artesanales, pero dice que hace varios días no entra ni un cliente, por lo que obligatoriamente le tocó pedirles a sus cinco empleados que no volvieran hasta que mejore la situación, ya que, sin importar las ventas, toca pagarles el día de trabajo.

Las ventas han bajado un 90 por ciento y que al tomar estas medidas, el Gobierno debe tener este sector en cuenta y brindarles un apoyo, así sea para alimentación.
Las ventas han bajado un 90 por ciento y que al tomar estas medidas, el Gobierno debe tener a este sector en cuenta y brindarles un apoyo, así sea para alimentación.

“Nos preocupan estas restricciones y el posible cierre que se pueda dar del comercio en Maicao, ya que muchas de mis ventas dependen de este municipio y no cuento con otra alternativa de ingreso”, afirmó.

Karelys García, empleada del local Arte Manía, manifestó que tenían sus esperanzas puestas en festividades como el Festival Francisco el Hombre y la Semana Santa, época en la que muchos turistas vienen a la ciudad, y por ende llegan a comprar sus artesanías en esta zona.

“Con las nuevas medidas que se han tomado como el cierre de actividades y cancelación de eventos en La Guajira, la poca afluencia de visitantes se ha empezado a notar y no sabemos qué irá a pasar con nosotros, ya que de locales como este, dependen hasta tres familias”, explicó García.

Por su parte, uno de los propietarios de estos establecimientos, quien pidió reserva de su nombre, afirma que sus ventas han bajado un 90 por ciento y que al tomar estas medidas, el Gobierno debe tener a este sector en cuenta y brindarles un apoyo, así sea para alimentación.

“Teníamos 4 empleados y tocó dejar solo uno porque lo que entra a diario no alcanza para pagarles, entonces, si la solución es que todos se queden en sus casas, deben darnos una contribución aunque sea para alimentarnos, porque la mayoría no contamos con más entradas económicas, sino nuestros locales, que con o sin ventas, toca pagar renta”.

-Publicidad-