El alcalde se reunió con directivos de Puerto Brisa y con varios comerciantes de Dibulla y en el día de seguirá perfeccionando su estrategia para ayudar a los habitantes del municipio.
-Publicidad-

Una nueva estrategia está implementando el alcalde de Dibulla, Marlon Amaya Mejía que busca satisfacer por lo menos en la alimentación, a un sector significativo de los habitantes del Municipio.

El mandatario de los dibulleros comenzó a reunirse con la empresa privada que tiene asiento en su territorio al igual que con comerciantes, para hacer una bolsa común y el recurso que se logre recoger será para adquirir alimentos no perecederos para llevárselo a las familias más vulnerables del Municipio.

Este trabajo lo viene articulando el mandatario local con la iglesia católica exactamente con el presbítero Wilmer Andrés Silva del corregimiento de Palomino y varios hoteleros de dicho ente territorial.

«Sabemos que hay mucha gente que vive del día a día, pero por el aislamiento obligatorio han quedado en sus casas con los brazos cruzados y con dificultades de la alimentación», indicó Amaya Mejía. 

Precisó que a esa población espera llegar para entregarle algo de la canasta familiar para minimizar su situación. Aunque espera que el Gobierno Nacional también le ayude a mitigar esta grave situación que están pasando sus gobernados.

Este aislamiento preventivo de carácter obligatorio ha sido dispuesto por el presiente Iván Duque, pero que los alcaldes deben hacer cumplir, busca aislar lo máximo se pueda a la población, que está siendo infectada masivamente por una pandemia denominada Covid-19, conocida comúnmente como Coronavirus.

El Municipio tiene una población de 21.098 habitantes, cuya actividad de la mayoría es la informalidad y el turismo, «por lo que tenemos una gran población que tiene muchas dificultades, pero desde la administración esperamos darle la mano», terminó diciendo Marlon Amaya Mejía.

-Publicidad-