La multitud rodeó el vehículo, dañando la escena del crimen que alteró en la tarde de este lunes, el casco urbano de Maicao.

Dos personas en una motocicleta impactaron a bala con sevicia a una camioneta Fortuner que se desplazaba por la calle 17 con carrera 9, en el barrio San José de Maicao, el cual era conducida por un ciudadano colombo-venezolano de descendencia Wayúu que falleció en el instante.

La víctima mortal fue identificada por los familiares como José Miguel Ramírez Pushaina, quien fue trasladado a un centro asistencial, pero su corazón había dejado de latir minutos antes.

A Ramírez Pushaina, lo asesinaron con arma automática de largo alcance, extraoficialmente se ha dicho que para acabar con su vida, sus victimarios utilizaron una Mini Uzi (subfusil de origen israelí). Le penetraron cuatro proyectiles en la cabeza, cinco en la caja torácica y dos más en el brazo izquierdo.

En cuestión de minutos, el centro asistencial casi colapsaba por la aglomeración de gente, que en su mayoría eran mujeres familiares de la víctima y en la parte de afuera era peor la multitud de la población que observaba la situación que estaba sucediendo.

Varias personas se subieron a la camioneta, pero no con el propósito de auxiliar al desvalido hombre.
Varias personas se subieron a la camioneta, pero no con el propósito de auxiliar al desvalido hombre.

Luego cesaron los disparos, la gente fue acordonando el vehículo y algunos familiares ingresaron a él, lo que terminó por dañar las evidencias físicas que debían recoger las autoridades, correspondientes a los procesos propios del levantamiento de cadáver.

De manera informal, La Guajira Hoy, supo que en ese instante, dentro del automotor sustrajeron objetos de mucho valor y hasta moneda extranjera que llevaba José Miguel consigo y quien era un reconocido comerciante de ganado.

Este episodio de sangre ocurrió promediando las 4:30 de la tarde de este lunes. A la morgue llegaron funcionarios de la Sijin seccional Maicao para realizar el levantamiento del cuerpo y los demás protocolos, pero sus familiares lo impidieron, siendo las mujeres las encargadas de llevarse el cuerpo para su comunidad para darle inmediatamente cristina sepultura, de acuerdo a los usos y costumbres de la etnia Wayúu.

-Publicidad-