Un vendedor venezolano de fritos a la espera de clientes en una ciudad prácticamente solitaria
Un vendedor venezolano de fritos a la espera de clientes en una ciudad prácticamente solitaria.

Por REI Santana.

Algunos comerciantes y vendedores ambulantes indicaron que trabajarán durante los 19 días de cuarentena.

Más del 95 por ciento del comercio en la ciudad fronteriza de Maicao cerró sus puertas el primer día del aislamiento obligatorio decretado por el presidente Iván Duque y que se extenderá durante 19 días, como medidas para contrarrestar la propagación del Covid-19 en el país.

Pese a la recomendación de no salir de casa y únicamente acudir a actividades de extrema necesidad, algunos comerciantes del sector del mercado público de Maicao no acataron la norma y montaron sus puestos de comercio de comestibles en la tradicional carrera 17 del centro de la ciudad.

Durante la mañana se visualizó bastante movimiento comercial en la carrera 17, en las inmediaciones del mercado público de Maicao.
Durante la mañana se visualizó bastante movimiento comercial en la carrera 17, en las inmediaciones del mercado público de Maicao.

No obstante, al llegar el mediodía las fuerza púbica, conformada por el Ejército, la Policía Nacional y los agentes de tránsito, hicieron que los comerciantes desarmaran las tiendas y se retiraran del lugar para hacer cumplir la orden emanada desde la presidencia de la república.

Mónica Morón
Mónica Morón.

Otros, como la señora Mónica Morón, con 29 años en la ciudad, decidieron salir a vender de forma ambulante para ganarse el sustento diario pues, tal como ella explicó no posee ningún apoyo gubernamental y tiene que salir a trabajar «sol a sol para sobrevivir y no morir de hambre».

«Salí hoy con los termos en la mano para hacer para comprar el agua y la comida de hoy porque yo no tengo ayuda de nada, no tengo un carnet, no tengo un subsidio, no tengo nada, el sisben no me ha salido todavía, sueño con mi casita y ya quisiera construirla pero no cuento con nadie», lamentó la señora Mónica.

Las calles vacías del centro de Maicao acogieron unos pocos comerciantes que con situaciones similares a las de la señora Mónica se vieron en la obligación de irrespetar el decreto presidencial y salir a trabajar durante la cuarentena.

Luis Carlos Martínez
Luis Carlos Martínez.

Tal es el caso de, un joven que se gana la vida vendiendo lo que más demanda tenga en el mercado maicaero. Luis Carlos, actualmente se dedica a vender incienso en presentaciones prácticas de 2 mil pesos mientras rocía el humo aromático de su mercancía como método para captar clientes.

«La cosa no ha ido muy bien estos días con todo el tema del Coronavirus. A uno le toca exponerse aquí en la calle para poder conseguir dinero para la familia porque quedarnos en la casa no produce dinero y el hambre de los hijos no espera», explicó Luis Carlos Martínez.

Otra realidad la vive Samuel Jesús González Aguilar, un señor de 42 años proveniente de Venezuela y con diabetes, quien corre riesgo de perder una de sus piernas, pues su estado de mendicidad y su enfermedad le han llevado a tener una grave herida sin sanar y, según explicó, con gusanos cerca del pie.

Samuel Jesús González Aguilar
Samuel Jesús González Aguilar.

«Tengo años aquí en Maicao y nunca conseguí trabajo por estar así. Me toca pedir en las calles para comer. El dolor de la pierna lo he matado es con gasolina pero el olor hace que la gente sienta asco y no me ayudan. Sufro mucha vergüenza por estar así», alcanzó a decir bajo el sol inclemente del mediodía maicaero.

La mayoría de las personas entrevistadas en el centro de Maicao coincidieron en que no poseen ahorros ni comida suficiente para quedarse en sus casas durante 19 días, además que la reducción de la actividad comercial ha sido progresiva los últimos 15 días, motivada por el poco tráfico transfronterizo.

La esperanza de los desvalidos recae en las posibles ayudas alimentarias que algunos líderes políticos y sociales han tratado de gestionar, sin embargo, no se ha dado información oficial sobre esas expectativas. Por ello, el Alcalde Mohamad Dasuki invitó a los ciudadanos a «tener paciencia y comprensión» hasta que pase la crisis que azota no solo a Maicao, sino al planeta entero.

-Publicidad-