-Publicidad-

Mucho se ha tejido en torno a la sanción de la que fue objeto el padre Widmar Navarro Arismendi, por cuenta del obispo de la Diócesis de Riohacha, Héctor Salah Zuleta, quien lo desvinculó por un escándalo de orden moral.

En ese escándalo fueron protagonistas dos personas oriundas de Barrancas y precisamente es la comunidad católica barranquera la que le ha pedido a La Guajira Hoy que le diera la oportunidad de ellos también manifestarse sobre el tema.

También le podría interesar: Amylcar Acosta Medina está de acuerdo que, el Widmar merece una oportunidad merece una segunda oportunidad

1. ¿Qué concepto le merece la decisión que tomó el Obisto de separarlo del cargo? 
2. ¿Qué opinión tiene del párroco Widmar Navarro Arismendi? 

Libia Hernández

Para Libia Hernández, profesora y rectora de la Institución Eloy Segundo Hernández, es imposible que se condene a un ser humano sin ofrecerle la oportunidad de ser escuchado, que esta falta no tiene por qué eclipsar su obra evangelizadora, alegre y progresista dentro de la feligresía de La Guajira.

También pregunta ¿quién no se ha caído?, ‘todos’ pero no podemos quedar ahí, lo importante es saberse levantar, reconocer humildemente el error, enmendarlo, tratando de no volver a caer.

Lisbeth Solano

Lisbeth Solano, administradora de empresas, dice que respeta la decisión del Obispo siempre y cuando fuera un periodo corto, para que el Padre Widmar tome su tiempo para reflexionar, porque se perderían muchas iniciativas para la comunidad de Laicos y no estando él no sería igual.

Asimismo, dice tener mucho agradecimiento hacia el Padre y ora cada día por él; porque ha estado en el proceso de crecimiento espiritual; tanto de su comunidad como el de ella, porque ha estado como Pastor y como su guía.

Carmen Pérez

Carmen Pérez, técnica en Primera Infancia, en su apreciación no comparte la decisión que tomó el Obispo de separarlo del cargo, porque fue una calumnia lo que le han hecho aquí en Barrancas.

El Padre le aportó muchísimo a la comunidad católica de Barrancas. Hacías sus misas muy maravillosas y creativas. Solo tengo para el padre muchos agradecimientos.

Luz Marina Gómez

Para la docente, Luz Marina Gómez, la decisión que tomó el Obispo le parece acorde, porque es un tiempo en que Dios estará con él guiándolo y es un tiempo de reflexión que el padre debe utilizar para orientar el camino y regresar con una visión más amplia.

Asimismo, piensa que el Padre tiene mucha vocación espiritual y tiene mucho carisma que lo llevan a perfilarse como un buen cura. Sus oraciones llegaban mucho y guió mucho a la comunidad católica de Barrancas.

Mauricio García 

El comerciante Mauricio García Duque, comparte la decisión que tomó de separarlo del cargo, por es importante que a una persona lo manden a un retiro. Ahí se tiene tiempo para reflexionar, analizar su pasado y además, proyectar el presente y el futuro.

Igualmente al padre Widmar le merece respeto, porque mientras está en la iglesia se explica muy bien, hace agradable la visita nuestra en el templo de Dios y como ser humano es una excelente persona.

Laura Hernández.

Por su parte, la terapeuta ocupacional, Laura Hernández, indicó que, fue una decisión acertada de parte de Monseñor; para que el padre Widmar reflexionara y tomara un espacio para analizar su situación.

Es una persona llena de sabiduría. Siento que cimentó en nosotros bases cristianas y comenzamos a dar frutos como la obediencia, el discernimiento, el servicio, el amor al prójimo e impregnó ese amor en nosotros los Laicos.

Carmen Pérez

Carmen Raquel Peláez, trabajadora Social, respeta la decisión del Obispo, aunque le pareció apresurada y no la comparte.

Es un sacerdote entregado a su feligresía, a quien se le conoció de su entrega, su honestidad y transparencia en los procesos que lideró y todavía no acepto ni alcanzo a entender esa situación que al parecer sucedió.

Belkis Campuzano

Asimismo, la auxiliar de enfermería Belkis Campuzano, indicó que ha sido la mejor decisión que tomado el Obispo, pero a la vez me duele porque el padre Widmar no se lo merecía.

Widmar es un gran párroco, activo, dinámico, pienso que quien le hizo eso fue para perjudicarlo, porque es una gran persona.

María Pérez
María Pérez.

La señora María Pérez, dice sentirse dolida por la dificultad que está pasando el padre Widmar y aunque comparte la decisión del Obispo pide en nombre de la familia una segunda oportunidad para este joven, inteligente; capaz y humilde sacerdote quien se venía desempeñando al frente de la iglesia.

Indicó que todo ser humano tiene algo de Judas, por lo tanto, todos somos pecadores y aquel que se sienta limpio, que tire la primera piedra, por lo que, los barranqueros le debemos a este varón un desagravio, porque no podemos olvidar que nos dejó un legado de grandes huellas.

Osmel Campuzano

Osmel Campuzano, trabajador de Cerrejón, piensa que fue una decisión muy drástica, que la respeta pero no la comparte; porque nosotros tenemos una parte espiritual y otra humana, la cual nos hace débiles y por eso cometemos pecados.

Para este trabajador, el padre Widmar hace mucha falta porque es un párroco que ha sabido ganarse a las comunidades en donde lo coloquen y más cuando hoy en día, los pueblos están sedientos de fe y de creencia.

-Publicidad-