Blaster Pérez
Blaster Pérez.
-Publicidad-

Luego de conocerse que el padre Widmar Navarro fue removido de su oficio evangelizador, por actos no acorde con la iglesia católica, han sido muchos los comentarios que se han tejido alrededor de la situación, por lo que su colega y el presbítero Blaster Pérez se refirió a lo sucedido, dejando claro que todos somos merecedores de una segunda oportunidad.

El padre Blaster, oriundo de Sucre, profesional en Psicología, especialista en bioética y gestión educativa, con diplomado en exorcismo y oración de liberación, en la universidad Regina Apostolorum, en Roma y actualmente se desempeña como capellán del Cerrejón, dejó clara su postura frente a esta situación.

“Widmar es un ser humano que se equivoca como cualquiera y aunque es lamentable la situación, Monseñor procedió de la forma correcta, no para hacerle daño, ni estigmatizarlo, sino en gesto de amor y caridad, para proteger su integridad física y moral, para que el Sacerdote nuevamente retome fuerzas y siga delante”, anotó Pérez.

También le podría interesar: Católicos desean que Widmar regrese a la Catedral

También le podría interesar: Párroco de la Catedral de Riohacha es removido por escándalo de orden moral

Asimismo, resaltó la labor que su compañero venía desarrollando, una labor muy interesante y con altura a nivel de la Diócesis, en la parroquia donde estuvo en Barrancas, en el vicariato de la pastoral de la Diócesis. «Es un muchacho que venía caminando muy bien, haciendo las cosas supremamente muy bien, pero como todos, somos humanos, a veces tropezamos y nos caemos». 

Blaster Pérez“Como nos indica el papa Francisco, no somos nadie para juzgar, Dios es un ser de misericordia y no de condena, por lo que todos merecemos una segunda oportunidad. Él sigue siendo sacerdote y seguirá siéndolo hasta su muerte”, señaló el padre Blaster.

El clérigo Pérez hizo una comparación de que, “los sacerdotes somos como arqueros de equipos de fútbol, cuando hacen atajadas maravillosas son los mejores, pero cuando cometen una falla, son señalados por todos”.

Finalmente, rechazó el comportamiento de algunos ciudadanos, que por medio de redes sociales han comentado de manera despectiva la situación. “Con el padre Widman han hecho una carnicería humana. Muchos de los que levantaron su mano para tirarle piedra, recibieron el perdón a través de él, a quien Dios ha usado para esta labor”, dijo.

-Publicidad-