Llegó el momento que los bancos ayuden a las pequeñas empresas. Foto revista Dinero.
-Publicidad-

La pequeña y mediana empresa quebrará en este país. La crisis económica que se avecina, no tendrá precedente alguno. El gobierno no tendrá como ayudar a tanta pequeña empresa a salir de caos en que están entrando.

Es por ello, que se deben buscar alternativas que ayuden a solventar esta dura situación. Allí, juegan un importante papel los bancos. Esos que casi 20 años recibieron un salvavidas del pueblo. En ese momento se llamaba el “2 x 1.000”. Como si fuera poco, fue creciendo poco a poco y hoy es un sólido e inamovible “4 x 1.000”.

Es hora de que los bancos le tiren un salvavidas al pueblo. Es hora de que sean recíprocos. 

El sector bancario es muy poderoso en este país, y hoy crece a pasos agigantados. Las ganancias de este sector son tan dantescas, que el hombre más rico de Colombia, es el número 153 del mundo, según la Revista Forbes, es dueño de cuatro bancos.

El Gobierno Nacional debiera sentarse con este sector y exigirles que bajen drásticamente sus tasas de interés, para que todos esos emprendedores y pequeños empresarios no se vayan a la quiebra.

Si en condiciones normales un crédito es tasado a un 30, 20 o 10% efectivo anual, ya es hora de llevarlo a menos de un 5% anual. Seguramente una tasa así no ofrece mayor rentabilidad a los bancos, pero no estamos en épocas de seguir enriqueciendo los bolsillos de los grandes magnates.

Estamos en épocas de vacas flacas, y si los billonarios de este país dejan de ganar un poco por cierto tiempo, no se van a quebrar, pero sí ayudarían a que la economía nacional se sostenga y permita que ellos más adelante recuperen lo que dejaron de adquirir.

-Publicidad-