El propio alcalde de Barrancas, Iván Mauricio Soto Balán inspeccionó el trabajo que se estaba haciendo y en donde quedó subsanado el problema.
-Publicidad-

Por: Pablo Gámez Sierra

Por las raíces de árboles, el hospital Nuestra Señora del Pilar del municipio de Barrancas tenía más de tres años de no contar con agua potable del acueducto regional Chorreras, Barrancas, Hatonuevo.

Así quedó demostrando este sábado cuando el nuevo operador regional de servicios públicos domiciliarios realizó una inspección de red y sondeos en las tuberías de cuatro pulgadas, a pocos metros del centro asistencial, dónde los fontaneros descubrieron que las raíces de algunos árboles, buscando la humedad y el oxígeno para su crecimiento, habían obstruido las tuberías que conducen el agua hace más de 40 años hacia el centro hospitalario.

La tarea se vio realizada por iniciativa del alcalde Iván Mauricio Soto Balán, quien le solicitó al nuevo operador gestor del sistema de acueducto y alcantarillado, hacer lo necesario para colocarle el agua al hospital, toda vez que en estos momentos es vital por la emergencia sanitaria que se vive por la pandemia Covid-19, a nivel mundial.

Cabe indicar que el hospital Nuestra Señora del Pilar cuenta con tanques de 500 metros cúbicos de agua,  que venían siendo llenados a través de carrotanque, debido al fallo de una tutela que obligó a la anterior empresa Aguas de Barrancas, a suministrar el preciado líquido natural.

En estos momentos el hospital cuenta con agua potable proveniente del acueducto, lo que permite mejorar la atención y la higiene, tanto de pacientes como trabajadores del centro asistencial de los barranqueros.

-Publicidad-