Las opiniones expresadas en las columnas de opinión son responsabilidad exclusiva de los autores y no representan necesariamente la posición oficial de laguajirahoy. Escríbale al autor a [email protected].


-Publicidad-

En Colombia, la población en estado de vulnerabilidad es muy alta, sobretodo en nuestra Región de la Costa Caribe; aterrizando en Riohacha, nuestra capital aquí encontramos una de las comunas más vulnerables o como escuchamos decir frecuentemente la más “pobre”, esta es una comuna que cuenta con la mayor cantidad de barrios del distrito y por deducido la mayor cantidad de habitantes son jóvenes, adolescentes y niños.

Una de las problemáticas a las que nos enfrentamos a diario es precisamente la estigmatización que se les hace a esta parte de la sociedad que de una u otra forma se ven afectados solo por el hecho de ser habitantes de la comuna 10, es el diario vivir de los jóvenes, que en un porcentaje bastante alto quieren estudiar, trabajar y sacar a sus familias adelante, familias que son compuestas en su mayor parte por la madre soltera, la madre viuda, la madre desplazada, la abuela, padres que no tuvieron oportunidades de terminar sus estudios y les toca trabajar de manera informal ganándose el día a día.

Aunque para muchos suene que defienda las acciones indebidas, les aclaro que no, solo que como habitante y líder educativo de esta comuna vivo y palpo las situaciones que se presentan diario, conozco a muchos jóvenes y adultos porque han pasado por la institución y sé que tienen aspiraciones y sueños, los cuales no han podido cumplir por la falta de oportunidades, no existe en esta parte de la ciudad lugares para que se puedan recrear, y el que tienen lo han ido acabando por la falta de vigilancia permanente.

La situación actual del coronavirus ha afectado en gran manera a los jóvenes, no solo por las clases, también porque en la Institución Educativa encuentran un lugar para esparcirse, para recrearse, para compartir sanamente; y desde sus casas solo se lamentan porque no tienen “nada que hacer”, anhelan volver a las aulas y seguir con su vida normal, pero todos sabemos que es necesario cuidarse y que esto va para largo.

La comuna 10, con la mayor cantidad de habitantes de este distrito es el lugar más concurrido en épocas de elecciones y luego no se acuerdan que existen y que necesitan del apoyo de la administración, hay mucho talento (canto, danza, música, arte, deportista), es necesario observar detenidamente cada uno de las problemáticas que a diario se enfrentan, una mirada a esta población sería un gran aporte para la sociedad en general, ya que están acostumbrados a señalar cualquier acto indebido culpando a los habitantes de este lugar.

Las esquinas concurridas de jóvenes, adolescentes y niños, las calles llenas de ellos mismos corriendo, esa es la diversión, ese es el modo de recrearse, mientras llega el tan anhelado Polideportivo en la sede Megacolegio, promesa de Construcción desde el año 2018, perdón, contrato de Obra Nº 178 de 2018, ¿Qué sucede? no se sabe, esperemos que pase esta pandemia, mientras tanto, nos toca observar a nuestros muchachos como buscan su propio medio de entretenimiento.

No permitamos que se pierdan más jóvenes, aportémosle a Riohacha ayudando a estos “pelaos” que quieren salir adelante, estos muchachos y niños que les toca sentarse en las puertas y esquinas a hablar porque no cuentan a veces ni con las condiciones mínimas entre sus casas.

Los jóvenes, adolescentes y niños son el presente y futuro, es por eso que nuestras miradas deben ser dirigidas a ellos, el tiempo es implacable, no le gusta esperar, para sembrar una buena semilla toca preparar el terreno y así recoger buen fruto; no hay malas semillas sino tierra no abonada.

Me quedé corto, lo sé, pero el camino no está hecho, caminando lo haremos; solo me resta decirle a nuestros muchachos que las acciones buenas facilitan la vida.

-Publicidad-